En 2020, se proyectan contracciones del PIB relativamente fuertes para Francia, Italia y España, mientras que se esperan contracciones más leves para Alemania, los Países Bajos y Polonia.

En España, es probable que el impacto del encierro en el primer semestre de 2020 resulte peor de lo esperado en el pronóstico de primavera. Aunque todos los indicadores muestran que la actividad se está recuperando rápidamente, a medida que se eliminan las restricciones, el rebote solo compensará parcialmente la mayor contracción en la primera mitad del año. Ahora se pronostica que el PIB anual en 2020 se contraerá en un 10,9%. Las perspectivas para 2021 permanecen prácticamente sin cambios en comparación con la primavera, en torno al 7,1%.

Italia

En Italia, la pandemia llevó a la economía a una profunda contracción en los dos primeros trimestres de 2020. Mientras tanto, los indicadores de alta frecuencia sugieren que la actividad económica comenzó a recuperarse en mayo y junio. La economía italiana comenzará a recuperarse en el tercer trimestre de este año, ayudada por un importante apoyo político. Se prevé que el PIB anual caiga un 11,2% en 2020, antes de aumentar hasta un 6,1% en 2021.

Francia

En Francia, se espera que el PIB caiga un 10,6% en 2020, lo que refleja principalmente la caída del PIB en casi un 17% (trimestre a trimestre) en el segundo trimestre. Ya se ha observado un repunte en la actividad durante la segunda mitad de mayo y junio, como resultado del levantamiento de las medidas de bloqueo. Tras la recuperación gradual que comenzó a mediados de 2020, el PIB se expandirá un 7,6% en 2021.

Alemania

En Alemania, se prevé que el PIB anual en 2020 caiga un 6,3%. Se espera que el gran estímulo fiscal evite graves pérdidas de ingresos y empleos, limite las insolvencias e impulse el consumo y la inversión. Esto debería ayudar a mantener la recuperación en la segunda mitad de 2020. Por lo tanto, proyectamos un crecimiento de alrededor del 5,3% en 2021.

La pandemia ha golpeado a Europa más fuerte de lo esperado

La pandemia ha golpeado a la economía europea más fuerte de lo esperado, a pesar que está comenzando a recuperarse, pero de forma cautelosa. A pesar de las medidas adoptadas para contener la propagación de la Covid-19, la actividad económica en el segundo trimestre se espera que haya sido la peor caída del PIB desde la Segunda Guerra Mundial.

PIB zona euro

En la zona del euro, se pronostica que el producto interno bruto disminuirá un 8,7% este año y aumentará un 6,1% en 2021. Para el conjunto de la UE, se pronostica que la economía se contraerá un 8,3% en 2020 y crecerá un 5,8% en 2021. Según estas previsiones la contracción en 2020 será alrededor de un punto porcentual peor de lo previsto en el Pronóstico de Primavera. El crecimiento en 2021 también será un poco menos robusto que el previsto en la primavera.

En general, se pronostica que el PIB global real (excluyendo la UE) se contraerá alrededor del 4% en 2020 antes de una recuperación del 5% en 2021. Esto implica que, para fines del próximo año, el PIB mundial se recuperaría por encima del nivel de 2019, pero permanecería por debajo de la trayectoria de crecimiento global pre-pandemia

Empleo

Según la Comisión Europea, las medidas políticas rápidas y decisivas hasta ahora han evitado una mayor caída en los mercados laborales europeos. Los puestos trabajos han sido salvaguardados con diversas medidas de corta duración, que han ayudado a mantenerlos. Pero en el futuro, el éxito de estas medidas dependerá del ritmo de la recuperación.

El mercado laboral podría verse afectado peor de lo esperado. En ausencia de una rápida recuperación de la demanda, las empresas pueden proceder con despidos más generalizados cuando finalizan los esquemas temporales de trabajo a corto plazo.

Inflación

Se espera que la inflación permanezca relativamente baja este año. La incertidumbre sigue siendo alta y los riesgos continúan inclinándose a la baja.

El golpe a la actividad económica fue tan fuerte que un repunte parcial en la segunda mitad del año no podrá elevar la tasa de crecimiento anual de manera significativa.

Es probable que la actividad comercial haya alcanzado un mínimo en abril, reflejado por el Índice global compuesto de Gerentes de Compras, que alcanzó un mínimo histórico de 26.2, muy por debajo del umbral de 50 que separa la expansión de la contracción.

La economía europea se está moviendo de un estado de “hibernación a una nueva normalidad”.

A medida que avanza la relajación, la movilidad se va recuperando. Se estima que la movilidad de la zona del euro en el segundo trimestre fue aproximadamente un 30% inferior a la normal. Sin embargo, a fines de junio, ya se había recuperado a aproximadamente -10%.

En general, se pronostica que la inflación general de la zona del euro tendrá un promedio de 0.3% en 2020 y aumentará a 1.1% en 2021.

Paolo Gentolini, comisario Europeo de Economía, durante la rueda de prensa para presentar los datos ha querido recordar que: “Hay una historia humana detrás de estos números, que habría sido impensable a principios de este año. Este trastorno económico es el resultado de una pandemia que se ha cobrado la vida de 530,000 personas en todo el mundo, un número que sigue aumentando día a día, en algunas partes del mundo a un ritmo alarmante”.

Gentolini ha concluido afirmando que “si bien la respuesta política en Europa ha ayudado a amortiguar el golpe para nuestros ciudadanos, esta sigue siendo una historia de creciente desigualdad, pobreza e inseguridad. Y nunca debemos olvidar esta dimensión de la crisis. Por eso es tan importante que se llegue rápidamente a un acuerdo sobre el plan de recuperación y el nuevo Marco Financiero Plurianual, para inyectar nueva confianza y nuevo financiamiento en nuestra economía en este momento tan crítico”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre