El próximo 10 de noviembre se celebran las elecciones generales y, según el estudio demoscópico realizado para Diario16 por GI Internacional, el PSOE ganaría las elecciones con el 28,5% (122 – 139 escaños). Sin embargo, los socialistas no lograrían alcanzar una mayoría suficiente para poder gobernar en solitario. Las políticas sociales de los diez meses de gobierno y la actuación respecto al conflicto catalán han logrado que Sánchez mantenga la confianza de los españoles y la no formación de gobierno en la anterior legislatura tampoco le ha pasado mucha factura.

El Partido Popular de Pablo Casado, por su parte, recuperaría parte de los apoyos electorales perdidos en abril gracias al hundimiento de Ciudadanos.  El estudio le da una horquilla de 94 – 95 escaños (21,2%), lo que supone un aumento de 28-29 diputados. Esta cifra demuestra que al PP le está dando resultado el perfil bajo que ha mantenido su líder en estos meses y que no le afectan las salidas de tono de Cayetana Álvarez de Toledo.

El otro partido de la derecha democrática, Ciudadanos, se desangra del mismo modo en que lo hizo el PP en abril, lo que demuestra que sus electores se encuentran en una situación de vasos comunicantes. Según el estudio, el partido de Albert Rivera obtendría 21 – 26 escaños, una bajada de más de 30 diputados en cualquiera de los rangos de la horquilla. Este resultado también demuestra que Ciudadanos ha perdido la vanguardia del nacionalismo español respecto al conflicto catalán en favor de Vox.

Respecto a Unidas Podemos, continúa en su descenso y, según el estudio de GI Internacional, lograría 35 – 40 diputados, es decir, 2 menos que en los comicios de abril. Este descenso sigue mostrando el descontento de parte del electorado que confió en el partido de Pablo Iglesias e Irene Montero y se desilusionó porque han chocado contra un muro y no pudieron asaltar los cielos. Lo que no le pasa factura es su posición a la hora de formar gobierno de coalición y su abstención en la investidura de Pedro Sánchez.

Tras su espectacular crecimiento en las elecciones andaluzas, las municipales, autonómicas y generales, Vox continúa captando todo el voto de extrema derecha que anteriormente se encontraba en el Partido. Sin embargo, a pesar de que sus apoyos bajaron en el mes de mayo respecto a las generales, el partido de Santiago Abascal está incrementando su arco electoral sobre todo después de los disturbios en Cataluña que hace que muchos españoles piensen que las soluciones de los ultras son las únicas válidas para resolver el conflicto catalán. Según el estudio de GI Internacional, Vox pasaría a obtener 27 – 31 escaños.

La irrupción de Más País no va a ser tan resolutiva como se esperaba y no recoge el descontento ni de los votantes del PSOE ni los de Podemos por la parálisis y la imposibilidad de formar gobierno en el mes de julio.

Respecto a los partidos nacionalistas destaca el crecimiento de Esquerra Republicana de Catalunya que pasaría a obtener de 15 a 17 diputados en detrimento del JxCat que lograría sólo de 4 a 5. El resto de los partidos se mantendría en unos resultados similares a los de los comicios de abril, salvo un leve crecimiento de Bildu.

Bloques y pactos

Con estos resultados, comprobamos que ninguno de los dos grupos tradicionales podría gobernar en solitario. En el lado de la derecha pacto similar al firmado en Andalucía, Madrid o la Región de Murcia alcanzaría sólo 154 escaños en el rango más optimista, insuficientes para formar gobierno.

Respecto al bloque progresista ocurre más o menos lo mismo, salvo en el caso de tomar como medida el rango más alto que sumaría 186 escaños sin necesidad de contar con los votos de los grupos nacionalistas o independentistas.

El único modo de formar un gobierno que diera estabilidad política a España sería la conformación de una Gran Coalición PSOE – PP al estilo alemán, algo que, salvo que esté habiendo conversaciones secretas entre los principales asesores de ambos partidos que ideológicamente están más cercanos que los líderes, sería impensable.

Sánchez deberá decidir si quiere crear un gobierno de corte puramente progresista o pactar con liberales y conservadores, deberá elegir entre un gobierno reformista en lo social o un ejecutivo lastrado por la defensa de los intereses del IBEX.

Apúntate a nuestra newsletter

3 Comentarios

  1. Sánchez lo tiene decidido hace mucho tiempo, gobernará con el ibex35, le da igual continuar fingiendo y engañando, no tiene principios, ni conciencia de clases.

  2. Mi voto no irá a mantener vividores, si Escaños en Blanco se presentase en Madrid, quizá los votaría

    Abstención por mi parte

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre