Un año más, la historia se repite en el inicio de curso escolar en la Comunidad de Madrid. Son más de 100 los centros educativos que a pocos días del inicio de curso  continúan en obras. Los plazos prometidos no se están cumpliendo mientras el Gobierno regional de Isabel Díaz Ayuso sigue alardeando de su gestión en los servicios públicos básicos como la Educación o la Sanidad.

Un ejemplo de esta situación lo encontramos en el CEIP Cervantes de Getafe. Llevan cinco años de obras. Existía un compromiso para concluir las obras a lo largo del pasado curso 2018-2019 que no se cumplieron con la promesa de que estaría concluido en el mes de julio. A 30 de agosto, las obras aún continúan. Las reformas no han terminado en los pabellones de Infantil y primer ciclo de Primaria mientras que el segundo ciclo de Primaria está pendiente de construir, sin que haya una previsión concreta para el mismo.

“Hablamos de que los niños y niñas que se escolarizan en este centro pueden pasar toda su escolaridad entre obras, con lo que ello supone: no poder usar los espacios mínimos y básicos para su educación como gimnasios, sala de nuevas tecnologías, aulas para la atención a la diversidad, biblioteca, patios, comedor, sala de profesores y hasta ausencia de espacios para la atención a las familias o para las asociaciones de padres”, aseguran desde Comisiones Obreras.

El sindicato ha denunciado el caso en los tribunales y también ante la Inspección de Trabajo por incumplimiento de la Ley de Prevención. Para el sindicato, que presentará en los próximos días un estudio de la situación de las construcciones, los planes anunciados ayer por Educación son “absolutamente insuficientes”.

“Si ya reconocen que van a ampliar 120 centros, están reconociendo que tienen exactamente ese número sin terminar a día de hoy y que a lo largo de la legislatura tienen la intención de construir 30 nuevos centros públicos”, añaden las citadas fuentes.

CC.OO califica estas cifras de insuficientes, ya que únicamente supondrían la creación de 10.000 nuevas plazas en los próximos cuatro años y, además, pone en evidencia que el Gobierno regional no tiene ningún tipo de interés en bajar las ratios de los centros.

Además, el Gobierno regional no tiene pensado acabar con la construcción por fases, lo que en la práctica significa que se ampliará a 150 el número de centros públicos en construcción. Así, se prevé que siga creciendo el número de alumnos y alumnas afectados que no podrán ejercer su derecho a la educación en las condiciones que las normas educativas exigen para todos los niños españoles.

Una situación que contrasta con la educación concertada, cuyos proyectos sí se realizan de forma completa en todos sus cursos y enseñanzas, o el anuncio de generalizar el cheque escolar indiscriminadamente. “CC.OO rechaza esta situación por injusta y, a nuestro juicio, anticonstitucional, y va a seguir denunciando por todas las vías a su alcance hasta revertirla”, asegura una nota de prensa del sindicato.

 

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre