Apenas han transcurrido dos días desde que el presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, reconociera la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental (al tiempo que anunció la normalización de relaciones entre Marruecos e Israel) y las consecuencias en el tablero internacional ya se están dejando sentir en las relaciones bilaterales de España con su vecino del sur. Una importante reunión que debía celebrarse en los próximos días ha sido cancelada mientras se disparan rumores de todo tipo.

Así, la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, ha pedido “no buscar interpretaciones” al aplazamiento de la Reunión de Alto Nivel (RAN) entre España y Marruecos que iba a celebrarse la próxima semana y no “llevar a la opinión pública a deducciones falsas”, al tiempo que ha insistido en que el único motivo de la cancelación han sido las restricciones sanitarias, según informa la agencia de noticias Europa Press.

“A todo lo que hacen Marruecos y España siempre se va a buscar interpretaciones y no hay que hacer interpretaciones”, asegura Benyaich. “Como representante de Su Majestad el Rey aquí en España puedo solamente subrayar y confirmar la excelencia de las relaciones”, insiste.

Sin duda, como trasfondo del aplazamiento de esta minicumbre no solo están las siempre complejas relaciones entre Madrid y Rabat, sino las discrepancias que mantienen PSOE y Unidas Podemos, socios de coalición, en el espinoso asunto de la soberanía del pueblo saharaui. Oficialmente, el Gobierno español ha puesto la pandemia como excusa para la cancelación de la importante reunión y para no incluir en la delegación al vicepresidente Pablo Iglesias, que en los últimos días ha insistido en reclamar un referéndum de autodeterminación para el Sáhara Occidental. Sin duda, el problema saharaui es otro motivo de fricción en el Ejecutivo de izquierdas. A propósito de esta pugna entre socialistas y morados, la embajadora ha querido dejar claro que Marruecos “nunca se ha pronunciado ni ha hecho ningún comentario sobre la presencia o no del señor vicepresidente”. “Eso es de competencia del Gobierno de España y no del Gobierno de Marruecos”, argumenta.

Con todo, la representante del Gobierno marroquí no ha podido confirmar si, en una mejor situación sanitaria, la cumbre incluirá una audiencia del rey Mohamed VI con Pedro Sánchez que, según el Gobierno español, dependerá de las restricciones sanitarias. “Garantizamos las mejores condiciones de ambos países para celebrar esta reunión de alto nivel entre los dos jefes de Gobierno”, asegura la diplomática.

Benyaich ha pedido que no “se busquen problemas donde no los hay” y ha destacado la madurez de las relaciones bilaterales, con “varias conversaciones” durante la pandemia entre los respectivos reyes, los jefes de Gobierno y los distintos ministros. Sobre el problema migratorio, recuerda que los dos países trabajan conjuntamente, con un comité permanente entre los ministerios del interior, que ya hay repatriaciones y que Marruecos también es “un país de acogida y tiene la misma presión que España”. “Somos dos países fiables, dos países que mantienen excelentes relaciones y trabajamos día a día. Los gestos nos los damos uno a otros cotidianamente”, recalca.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre