España es un Estado fallido, como lo son Libia o Somalia. Su democracia sigue recogiendo los privilegios que tenían las clases dominantes durante la Edad Media y, por mucho que haya gobiernos progresistas, esas prebendas se siguen manteniendo. En España aún sigue funcionando el «¿usted sabe quién soy yo?» y la separación de la ciudadanía por castas, esas que Podemos dijo que iba a eliminar hasta el momento en que la formación morada se convirtió en una especie de casta intelectual.

Que siempre ha habido clases es una verdad tan contundente que no precisa de contraargumentación. De ahí que siga vigente la lucha de clases entre el pueblo y las élites porque, por más que éstas hayan pretendido eliminarla a través de la generación de un sistema capitalista en el que se concede a las clases medias y trabajadoras una falsa prosperidad, el incremento de la desigualdad entre unos y otros tras las crisis de 2008 hace inevitable que el pueblo se rebele ante la injusticia que supone que un 5% de la población mundial acumule el 95% de la riqueza del planeta.

Una democracia que hiciera honor a ese nombre no podría permitir que ser amigo de la Casa Real, tanto la anterior como la presente, sea uno de los mayores chollos que existan. Sin embargo, en España esto ocurre con más frecuencia de la deseada. El último ejemplo lo tenemos en la concesión a uno de los amigos de Juan Carlos I de un préstamo ICO de 160 millones de euros, uno de los créditos avalados por el Gobierno como refuerzo de financiación a las empresas para cubrir, en parte, los afectos de la crisis económica de la pandemia.

El dinero de esas líneas ICO estaba destinado, principalmente, para los autónomos y las pymes, no para grandes empresas como OHL. En estas páginas hemos publicado las denuncias realizadas por diferentes sectores de pequeñas empresas y trabajadores por cuenta propia ante las dificultades que estaban teniendo a la hora de contratar esos préstamos: ventas cruzadas de productos de los bancos, diferencias entre unos clientes y otros, créditos pre concedidos a grandes clientes, avales con patrimonio personal del empresario o del autónomo, etc. Irregularidades que llegaron, según las denuncias recibidas en Diario16, a que algunas entidades llegaran a ofrecer a determinadas empresas contratar estas líneas ICO, aunque no les hiciera falta, para saldar otros créditos y que la deuda estuviese avalada por el Estado, lo cual le reducía los riesgos de morosidad al banco.

El privilegio de Villar Mir y su empresa es consecuencia de la amistad con el rey Juan Carlos, una amistad que le llevó a, según las grabaciones del ex comisario Villarejo, a ser uno de los presuntos cómplices de los negocios del rey emérito. «Villar Mir puso a Shahpari Zanganeh, mujer de Khasoggi, como intermediaria para el tren. Ellos decían que era yo, pero yo nunca tuve nada que ver con el tren […] y después el Rey me ha escrito por e-mail que Villar Mir estuvo en su despacho y le dijo: “Voy a ver si Zanganeh te paga la mitad de su comisión”». Según la ex «amiga entrañable» de Juan Carlos de Borbón Villar Mir se negó a pagarle la comisión que reclamaba por intermediar en 2011 para la concesión del AVE a La Meca a un consorcio de empresas españolas entre las que se encontra, ¡oh sorpresa!, OHL: «No te voy a pagar más. Déjame hablar con Zanganeh». Según las grabaciones de Villarejo, esa gestión de Villar Mir debió tener efecto porque, a pesar de haberle advertido de que no aceptara dinero de los iraníes porque «Irán estaba en la lista de países no… el marido estuvo en prisión por tráfico de armas. Vas a cobrar comisiones de las empresas españolas que han conseguido el tren. A ti te paga el Gobierno para representar a la industria española. No puedes coger ese dinero», la propia Corinna pudo ver en el año 2012 que «de forma repentina, pude ver en una anotación bancaria un importante volumen de dinero».

Villar Mir, además, ha estado implicado en tramas de corrupción como Gürtel y Púnica. En este segundo caso fue imputado por, presuntamente, donar dinero al Partido Popular a cambio de adjudicaciones públicas, algo que el empresario negó ante el juez que le acusó de, entre otras cosas, prevaricación, malversación, fraude, cohecho, organización criminal, blanqueo de capitales, falsificación de documentos mercantiles y tráfico de influencias.

En la misma causa también estuvo imputado el yerno de Villar Mir, Javier López Madrid, el «compiyogi» de los actuales reyes y que también estuvo implicado en la presunta contratación de los servicios de Villarejo para amenazar a la doctora Pinto.

Tanto Villar Mir como López Madrid también fueron investigados en el Caso Lezo, por las presuntas mordidas por la adjudicación por parte de Ignacio González del tren a Navalcarnero.

OHL estará disfrutando de sus 160 millones mientras los autónomos y las pymes tienen que casi mendigar a los bancos para que les concedan los préstamos ICO. Sin duda, ser amigo del rey Juan Carlos ayuda mucho, como lo hace el ser amigo de la familia Botín y los años en que ocupó un puesto en el Consejo de Administración del Santander. Todo eso ayuda, sobre todo si desde los poderes del Estado no existe un control hacia los privilegios derivados de las amistades y relaciones que las personas puedan tener.

¿Han reclamado los ministros y ministras de Unidas Podemos algún tipo de investigación a la parte neoliberal del Ejecutivo respecto a la concesión de este préstamo a OHL? Parecía que se iban a comer el mundo, pero, en realidad, están demostrando que son como todos los demás. 160 millones de euros son una cantidad suficiente para garantizar la supervivencia de varios centenares de pymes y trabajadores por cuenta propia, además de garantizar que no se destruirán empleos. ¿Qué va a aportar OHL al tejido productivo español? Con ese dinero no va a aumentar plantilla ni garantiza el inicio de proyectos que generen puestos de trabajo. Y, sin embargo, el dinero ya está en las cuentas de la compañía fundada por Villar Mir.

Estos privilegios se sostienen gracias a las incoherencias de la clase política progresista y estamos en un momento en el que eso no es aceptable. El señor Sánchez, ¿ha pedido a su ministra neoliberal que investigue las razones por las que el ICO le ha concedido ese crédito a OHL? Es absolutamente incoherente que se siga manteniendo a Nadia Calviño en el ejecutivo y, como ya he dicho muchas veces, la vicepresidenta tercera se está aprovechando del hecho de que en España no es habitual que un presidente cese a un ministro o una ministra. Si un gobierno es progresista no puede tener en el gabinete a a personas ideológicamente contrarias al programa de gobierno. Lo mismo se puede decir de los asesores más próximos a usted, señor Sánchez. ¿Cómo puede tener y dar poder real a alguien que trabajó para el PP? Eso es una incoherencia absoluta, salvo que el propio Sánchez esté de acuerdo con las operaciones neoliberales de su ministra y su asesor. Esto explicaría la contradicción que supone que usted, señor Sánchez, afirme en el Congreso que preside el gobierno de la igualdad real y permita un hecho tan grave como la concesión del préstamo a OHL. La gente, la que sufre todos los días, la que madruga para levantar el país y para llevar un mendrugo de pan a su familia, no comprende esta desigualdad de trato a las élites, sobre todo si en la Moncloa hay un gobierno de izquierdas.  Por tanto, la inacción también es parte del cómplice silencio que es utilizado por esas élites para seguir controlándolo todo, incluso la democracia. Con este panorama no es de extrañar la crisis entre Defensa e Interior, pero esa es otra historia de la que ya hablaré más pronto que tarde.

4 Comentarios

  1. El «edificio» esta afectado de aluminosis y los parches ya no sirven para nada,algunos estan muy nerviosos,porque saben perfectamente lo que se les viene encima.No se puede estar engañando eternamente.

  2. Sñ domingez yo voto a la izquierda pero no poreso levoy a quitar el merito es umbuen articulo y loque dice creo que no se equivoca contodo mi pesar

  3. O caminamos hacia la República o corremos el peligro de desaparecer de nuevo como una democracia. EL Estado oculto no ha soltado el poder, o somos capaces de ponerlo en evidencia ante la ciudadanía para que esta se haga cargo de su soberanía o seremos para siempre unos súbditos y jamás ciudadanos.

  4. Comparar España con ¿Libia o Somalia? nada más y nada menos, es un disparate de tal calibre que no sé como calificarlo.

    Veamos unos datos.

    indice que evalúa las democracias del mundo, 167 países evaluados. España «democracia plena» puesto 19, (Por delante de Francia, EEUU y Bélgica, (vean las estadísticas los escépticos) Libia puesto 153. Vamos casi igual.

    Las condicíones de la mujer y del colectivo LGTBI también son muy similares en España Libia y Somalia. Vamos casi las mismas.

    Indice de corrupción, (un asunto en el que estamos mal) España 30, Libia puesto 171.

    Para qué seguir.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre