Un documento desclasificado de la CIA, al que ha tenido acceso Diario16, indica que el gobierno español de Franco intentó vender armas a la Liga Árabe en pleno inicio del conflicto con el Estado de Israel. La oferta fue tan suculenta que, incluso, el gobierno libanés de Bisharah Khuri, condecoró al dictador con la Orden de Mérito del Líbano. El ministro de Asuntos Exteriores, Alonso Cano, viajó de El Cairo a Beirut para, en correspondencia a la condecoración, entregar al presidente Khuri la Orden de Carlos III.

Sin embargo, el viaje de Caro a la capital libanesa coincidió, además, con un especial encargo de Franco: la oferta de armas fabricadas en España a los países árabes. En estas negociaciones no sólo estuvieron representantes del gobierno libanés, sino de otros estados y de la Liga Árabe, según se indica en el informe de la CIA.

Sin embargo, hubo presiones externas. Los representantes españoles expusieron a los árabes que, a pesar de los fuertes deseos de Franco de suministrar las armas ofrecidas, surgieron serias razones para retrasar el consumo del acuerdo. Una de las razones expuestas, según el informe de la CIA, fue la amenaza de problemas con Gran Bretaña de romper el acuerdo comercial anglo-español si España suministraba esas armas.

A pesar de los esfuerzos de los delegados árabes para generar estrategias para que España pudiera entregar las armas ofrecidas, no lograron obtener ninguna promesa firme y concreta de la representación de Franco.

La entrega de las armas fue, por tanto, paralizada por Franco por un tiempo indefinido. Su única promesa era llevar a Madrid los planes y estrategias elaboradas por los árabes para la entrega secreta y eficiente de las armas.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre