Lo que han hecho muchos (algo que ha garantizado que sobrevivan todas las injusticias) es el esconder muy bien a la bestia, el esconderla muy bien sin que nadie se percate de ella, y darle además nombres hermosos y seducientes para que todos la vean como una más a ésas siete maravillas del mundo que ya hay, ¡eso es!, como una sirenita cariñosa, como una bestia para amarse.

Pero concretando la bestia es la bestia de la mentira en el mundo, la que convierte todo lo natural o lo tranquilo en las más retorcidas manipulaciones, falsedades y trampas para que sigan existiendo injusticias e impedimentos para cualquier bien. La bestia es aun el mar pestilente de confusiones que todos tragan.

Desde la realidad, muchos piensan con muchas razones o con tan solo unas pocas (ya interesadas-corruptas) o a veces con ninguna. Desde luego, muchos piensan con muchos prejuicios, muchos piensan con muchas confusiones, muchos piensan con muchas directrices-órdenes de poder, muchos piensan con muy poca lealtad a una ética… O sea, no piensan sanamente, ¡no!, no piensan para que se cumplan sus responsabilidades ni para que se cumplan unos importantísimos valores éticos.

Por eso, porque no piensan sanamente, lo más seguro es que produzcan mentiras a porrillo, y las promocionen o las inculquen infaliblemente a los demás, por seguro, casi con sello de supergarantía.

En resumidas cuentas, lo digo claro: Un pensar no engañador (o no metepatas) solo puede ser a través de la razón, ¡siempre!, pues un pensamiento que busca un buen conocimiento o un conocimiento que no es tóxico siempre tiene que utilizar razón para crearse (¡o muchas razones!).

Eso en tanto que, el pensamiento del ser humano, porque sea un pensamiento consciente, responsable, fiable (en adquirir conocimientos)  ha de estar libre (por condicionalidad) de los caminos que llegan a cualquier sinrazón, o a cualquier inutilidad (me refiero a la inutilidad social) o a cualquier estupidez.

¡Cierto!, ha de ser también un pensamiento no conforme a ningún poder (ni un diseño de cualquier poder) en la sociedad, sino como base ha de ser libre, muy crítico y autocrítico con respecto a todo.  Así es, ya que con una autonomía propia, nada es intocable para un buen pensamiento crítico, ¡nada!

Aquí tiene que haber una máxima conciencia de que los seres humanos no pueden estar a merced de tal o cual mentira, porque sean libres y progresen hacia el bien. La libertad se consigue cuando al fin no se siguen a tantas mentiras.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre