La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, se ha reunido esta mañana con Felipe VI, al que ha llevado una lista con los 19 partidos que están dispuestos a tomar parte en la ronda de contactos en Zarzuela de cara a la formación de un Gobierno. Batet, que antes de entrar en palacio ha asegurado a los periodistas que confía en que haya una investidura “pronto”, llevaba consigo una carpeta en cuyo interior iba el listado de formaciones que han confirmado su asistencia. Y en ella, tal como era de prever, no están ni Bildu, ni ERC, ni la CUP, los tres partidos que no reconocen la legitimidad de la monarquía española. “Antes de Navidad sería lo ideal”, ha aclarado la recién elegida presidenta del Congreso de los Diputados a propósito del posible pacto que se está negociando entre PSOE/Unidas Podemos y algunas formaciones minoritarias dispuestas a apoyar el Ejecutivo de coalición. “Me parece un poco ajustado pero no es imposible, para eso tendrían que cuadrar muchas cosas”, ha añadido.

Para Batet, una vez que el rey lleve a cabo la ronda de consultas con los diferentes partidos, se debería “sustanciar el debate” lo antes posible. En todo caso, lo importante es “que el candidato vaya a la investidura con los votos asegurados. Es un hemiciclo complejo, con muchos grupos políticos, con muchas ideologías distintas”.

El acto de constitución de la Mesa del Congreso celebrado ayer ha servido para apuntalar la mayoría de izquierdas, lo cual ha hecho rebrotar un moderado optimismo entre los equipos negociadores, sobre todo entre los del PSOE y ERC, cuyos escaños se antojan imprescindibles para que Pedro Sánchez pueda llegar a la Moncloa. Pese a que Vox ha logrado colocar a uno de sus peones en la vicepresidencia del órgano de Gobierno de la Cámara Baja, podría decirse que el Trío de Colón ha perdido la primera partida y que en su seno ha estallado una guerra abierta por la hegemonía de la derecha española. Los partidos de Pablo Casado y Santiago Abascal andan a la gresca a golpe de tuit ofensivo y eso lo sabe el bloque progresista. Socialistas y republicanos catalanes son conscientes de que esta coyuntura les brinda una oportunidad de oro para formar un Gobierno de izquierdas en España y que no la pueden desaprovechar. De ahí que las negociaciones avancen por buen camino. De hecho, ambas formaciones emitieron anoche sendos comunicados prácticamente idénticos, lo que es interpretado en fuentes parlamentarias consultas por Diario16 como un buen síntoma de que podría firmarse un acuerdo a corto plazo. Cuestión distinta es si esa alianza va a cerrarse antes o después de Navidad. ERC no tiene ninguna prisa, ya que toda la presión y la premura es para Sánchez, de modo que la formación de Gabriel Rufián cree que apurando los plazos hasta el último minuto podrá sacar más provecho de la negociación.

La entrevista de Batet con el rey entra dentro de los trámites establecidos en la Constitución para la formación de Gobierno. Tras la reunión, la presidenta del Congreso y el monarca habrán fijado ya el calendario para la ronda de contactos con los diferentes partidos políticos. La lista con las 19 formaciones que tomarán parte es la más extensa de la historia y de ella tendrán que salir los apoyos para Sánchez.

Batet espera que “todos asuman sus responsabilidades y se pueda ir trabajando bien”. La diputada socialista ha asegurado que la pluralidad en el hemiciclo va a marcar una XIV Legislatura con “mucha confrontación”, pero espera que tenga lugar “en parámetros de respeto”. “En política es fundamental, porque damos ejemplo. Si queremos una sociedad que respete, debemos empezar por nosotros mismos y escuchar al que piensa distinto”, ha afirmado.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre