Entre el Arakiri Electoral o el Gobierno PSOE-Ciudadanos

0

Revueltas parecen bajar las aguas internas en la “nueva izquierda” morada representada por PODEMOS ante la primera encrucijada de calado político que Iglesias y los suyos tendrán que enfrentar a lo largo de los próximos días: Elecciones Anticipadas o Gobierno PSOE-Ciudadanos; estas parecen ser las dos únicas opciones viables en un panorama incomodo y de seguro desgaste en el que el PSOE ha conseguido situar al partido morado en una hábil estrategia de envolvimiento político que obliga hoy a decidir a Iglesias sobre la celebración o no de unos comicios electorales que en todo caso supondrían una pérdida considerable de votos para Podemos.

Pero de igual forma, y si bien el partido de Iglesias aparece como el gran perjudicado en la toma de decisiones que deberá llevar a cabo sobre la formación o no de gobierno en nuestro país, no lo es menos. El PSOE, que de manera asombrosa y aún habiendo logrado jugar sus cartas de la mejor forma posible en un entorno multipartidista, no logra repuntar en las encuestas y volvería a perder votos con la celebración de unas nuevas elecciones.

Parece así que los grandes beneficiados de la falta de acuerdo “de las izquierdas” volverían a ser las “derechas” de este país, no por menos una nueva cita con las urnas conllevaría casi con gran certeza a una nueva victoria del PP y a un posible pacto de gobierno PP-Ciudadanos, aún cuando ello supusiera la salida en ese momento de un Mariano Rajoy que a modo de Cid Campeador saldría por la puerta grande de Génova habiendo logrado volver a situar al PP en el gobierno y habiendo dado paso a una renovación interna en la derecha española pilotada por él mismo, catarsis que a buen seguro significaría dejar en Moncloa a su Delfín, Soraya Saenz de Santamaría, muy querida por Rajoy pero no tan apreciada por muchos de los barones del PP.

De esta forma, parece que Pablo Iglesias y Pedro Sánchez comparten camino a la perdición o a la salvación en tanto logren o no llevar a buen puerto un pacto que permita rodear el abismo electoral , un escenario que a buen seguro significaría  por un lado la caída en picado de Podemos y por otro la salida del propio Sánchez de la Secretaria General del PSOE. No por menos, un escenario con el PP de nuevo en Moncloa y a izquierda fragmentada y debilitada tendría seguros culpables a los que imputar tan calamitoso escenario tanto desde dentro de PODEMOS y el PSOE ,como desde una ciudadanía que defraudada pasaría las cuentas a quienes no han sabido entender la situación política que hoy vive España. Es este futuro compartido el que tensa hoy la cuerda de un pacto buscado y deseado por quienes aún no se encuentran.

En todo caso y aún con la formación de un gobierno presidido por Pedro Sánchez, quedará por ver como se encaja en el futuro el recorte de miles de millones que Europa exige a una España raquítica ya en derechos y libertades. Un país que no perdonaría al PSOE que fuera un gobierno socialista quien llevase a cabo una vuelta de tuerca en formato de ajustes en una esquilmada sociedad de bienestar.

En definitiva, tal vez hoy ganar un gobierno sea perder y no gobernar un aval de victoria en el futuro para quienes desde la “barrera” sean capaces de articular su mensaje político.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre