Un misterioso documento que supuestamente está en la raíz del referéndum de independencia de Cataluña sobrevuela, de forma inquietante, en cada sesión del juicio al ‘procés’. Todos en el Tribunal Supremo hablan de él –el fiscal, los abogados de las partes, los acusados, los magistrados de la Sala– pero nadie sabría decir a ciencia cierta quién es su autor, ni qué poder político poseen sus párrafos, ni qué función cumplió en este endemoniado embrollo del proceso soberanista.

El texto en cuestión recibe el nombre de ‘Enfocats’ y no hay un solo día en la vista oral que este extraño compendio no salga a relucir. La última vez el pasado jueves, cuando el fiscal preguntó a Jordi Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana, si sabía de su existencia. Sánchez le respondió que lo conoció por la propia jueza de instrucción y que hasta ese momento nunca tuvo contacto con ese papel. “No había oído hablar de ese documento, es un documento apócrifo, genérico”, dijo el líder independentista tratando de quitarse la patata caliente de las manos.

Enfocats (Reenfocando el ‘procés’ de independencia para un resultado exitoso) es un power point de 41 páginas sin autoría sobre la hoja de ruta del soberanismo que, según Jordi Sánchez, debió haber sido escrito entre septiembre y octubre de 2016. Fue hallado por la Guardia Civil el 20 de septiembre de 2017 en el registro de la casa de Josep Maria Jové, el secretario general de Vicepresidencia de Economía y Hacienda que curiosamente no se sienta estos días en el banquillo de los acusados del Tribunal Supremo. Sin embargo, todos en el juicio hablan de Jové. Que si usted conocía a Jové, que si hablaba de Enfocats con Jové, que si se vieron aquel día Jové y usted…

Sánchez recuerda que Enfocats recoge datos y resultados de las elecciones generales de junio de 2016 y que el texto habla ya de que se ha constituido el Gobierno Rajoy. Antes de esa fecha, por tanto, no pudo haberse redactado. “Es un documento descriptivo; cuando intenta proyectar lo que debe suceder en el futuro no acierta ni en unas elecciones en Cataluña en septiembre de 2018 ni en que el gobierno que salga de ellas deberá mantenerse hasta la independencia en 2022”, explica Sánchez. Por si fuera poco, Enfocats no habla del referéndum del 1-O. “La persona que escribió ese documento tenía un conocimiento de la realidad cercano a cero. Habla de un comité estratégico y sitúa un número de cargos en el gobierno de Cataluña procedente de las entidades asociativas”, alega. Según Sánchez, que sigue citando lo que conoce de Enfocats, cuatro de esas personas serían nombradas en razón a sus cargos en las sociedades civiles y formarían parte de ese supuesto comité estratégico. Su nombre mismo sonaba como candidato. “¿Por qué no se instó a que todas las personas que formaban parte de ese comité fueran procesadas como autoras del origen de la rebelión?”, se pregunta Sánchez.

Sin embargo, por importante y trascendente que pudiera parecer Enfocats para el futuro de Cataluña, nadie quiere ser relacionado con ese peligroso documento, que quema como una hoguera incandescente. Hasta para la Fiscalía parece haber perdido importancia y ahora en su lugar “habla del Libro Blanco, pero no aportan datos de relevancia para sostener la acusación de rebelión”, insiste Sánchez.

Enfocats es una “propuesta estratégica” para “reenfocar el proceso de independencia hacia el éxito”. En realidad se trata de una especie de manual del marketing político aderezado con capítulos de autoayuda que plantea posibles escenarios de la secesión, también la declaración unilateral de independencia. “Con flechas y esquemas, contempla la reacción violenta del Estado y que ese conflicto, bien gestionado, lleve a la República”, asegura el diario El País. Enfocats contempla una solución acordada entre la Generalitat catalana y el Estado español para convocar el referéndum y ganarlo, pero si no se pudiese convocar la consulta se procedería a una declaración unilateral de independencia, obligando al Estado a aceptar la declaración. En cuanto a las estructuras que deberían nacer de la independencia (gobierno de concentración, policía autonomía, Hacienda propia, infraestructuras, poder judicial…) Enfocats asegura que a todas ellas hay que dotarlas de fondos públicos y personal.

El problema es que no aclara de dónde saldrían los presupuestos con el 155 interviniendo la Administración catalana. Eso sí, la soflama patriótica no falta: “Hemos de asegurar el funcionamiento mínimo e imprescindible de todas la estructuras de Estado necesarias para asegurar la desconexión y el nacimiento del Estado propio”, asegura Enfocats según el informe de la Guardia Civil que obra en la causa. La supuesta hoja de ruta añade que el ‘procés’ debe comenzar de “manera conservadora, incrementando paulatinamente el nivel de conflictividad según la respuesta del Estado, bajo el liderazgo y con coordinación de todos los actores implicados y sin ningún género de duda de acciones y calendarios”.

“Si esa es la base de la acusación, lo tienen difícil. No conozco el texto ni a nadie que lo conozca”, dijo sobre el polémico Enfocats Raül Romeva, conseller de Exteriores, en su declaración como acusado.

A medida que han ido transcurriendo las sesiones del juicio, los fiscales de Sala han ido preguntando con menos interés por el dichoso Enfocats, conscientes de que hasta el instructor, Pablo Llarena, terminó concluyendo en alguna de sus resoluciones judiciales que la credibilidad del documento estaba pendiente de análisis.

Quizá sea el propio Jové el que termine aclarando por fin quién redactó Enfocats y qué papel cumplió en esta truculenta historia del ‘procés’. Aunque parece difícil, ya que todo el mundo se lava las manos y mira para otro lado cuando se le pregunta por ese incómodo documento tan apócrifo, según dijo Sánchez, como uno de aquellos manuscritos del Mar Muerto de los primeros años del cristianismo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre