16.000 niños mueren al año por desnutrición y enfermedades como tuberculosis y sobre todo por el cólera, al beber agua de charcas contaminadas, la polio ha rebrotado y existen otras enfermedades que diezman la población, sobre todo la infantil. Las hambrunas, la sequía originada por el Cambio Climático, las guerras, etc. son entre otras causas de emergencia humanitaria en Yemen.
 2 millones de niños están desnutridos y son víctimas del hambre.

Además de UNICEF, cuya labor es encomiable los gobiernos europeos y mundiales deben ayudar económicamente y enviando médicos y medicamentos para parar esta emergencia. Por un MUNDO MEJOR.
Por otro lado UNICEF señala que “una situación humanitaria ya devastadora que se ha visto agravada por el incremento de la violencia y los combates.

Más de 24 millones de personas, entre los cuales 3,3 millones son desplazados internos, requieren ayuda humanitaria y protección”.
Según ISLAMIC RELIEF ESPAÑA, “Yemen es el país más pobre de Oriente Medio, desgarrado por el CONFLICTO y azotado por el HAMBRE.

Cuatro de cada cinco de los 24 millones de habitantes del país necesitan asistencia humanitaria de emergencia. Y al menos 345.000 personas se han visto obligadas a DESPLAZARSE desde el estallido del conflicto en Hodeida en junio de 2018. El 80% de la población de Yemen necesita ayuda humanitaria. El precio de los productos alimenticios de primera necesiad se han triplicado y no hay medicamentos en las farmacias”.

La población yemení sufre hambrunas atroces, más de 20 millones de personas tienen inseguridad alimentaria y más de 24 millones de seres tiene necesidad de ayuda humanitaria con carácter de urgencia, y poco o nada estan haciendo los paises ricos, al contrario algunos como Alemania les vende más armas para que se maten. Los hospitales y las escuelas han sufrido daños irreparables y practiamente no hay agua potable, de ahí el cólera que afecta a los niños. Casi tres millones de niños están sin escolarizar. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF califican la crisis de Yemen como el peor brote de cólera en el mundo.

Según SAVE THE CHILDREN, “ tras cuatro años de guerra en Yemen, la violencia ha arrasado con el que ya era más pobre del mundo árabe. Miles de niños han resueltado heridos o han muerto, 7,4 millones de niños y niñas están en riesgo de hambruna. De las personas que necesitan ayuda humanitaria, más del 50% son niños y niñas (12,3 millones). Los niños y niñas se enfrentan a una situación de inseguridad alimentaria, la posibilidad de morir por culpa de enfermedades que se pueden prevenir como el cólera o la neumonía”.

De acuerdo con ACNUR, “el conflicto a finales de 2018 se traslada a uno de los principales puntos de entrada de ayuda humanitaria, el puerto de Al Hudaydah, y miles de personas se quedaron en riesgo de inanición. La ONU advierte de que podría ser la peor hambruna vivida en el mundo en los últimos 100 años. Actualmente, el 53 % de la población no tiene nada que comer y 1,8 millones de niños y niñas sufren desnutrición aguda; 400.000 se encuentran en un estado muy grave”

La guerra no es de hoy, desde la unión de Yemen del Norte con Yemen del Sur y se creó la República de Yemen, Arabia Sadí y sus aliados han estado recibiendo armamento bélico de varios países entre ellos España, y otros países como Alemania a pesar de la prohibición de no vender más armas a Arabia Saudí. Este es el verdadero problema y más grave que tiene Yemen, que a su vez genera la destrucción de hospitales, escuelas y falta de medicamentos.

En lugar de enviar ayuda humanitaria, comida, medicamentos, agua y material para reconstruir las ciudades y pueblos, se envían armas para que sean destrozados niños, niñas y mayores. Es verdaderamente vergonzoso que los gobiernos ayuden a una dictadura como Arabia Saudí contra Yemen y su población, que es la que sufre las consecuencias.

Por tanto, desde estas modestas líneas, se solicita que los países europeos, y sus gobiernos al frente ayuden humanitariamente a la población civil y aprueben un acuerdo de no vender más armas para que termine está guerra que ya dura muchos años y que los aunténticos perjudicados son los niños y niñas que carecen de los mínimos alimentos, medicamentos, agua y todo lo necesario para reconstruir este país.

Diversos organismos como UNICEF y las organizaciones citadas anteriormente, y en las que nos hemos basado para escribir estas líneas, están luchando para que se solucionen estos graves problemas del Yemen, hecen campañas solidarias, envían médicos y medicamentos y solicitan ayuda a la SOCIEDAD CIVIL que es la que comprometidamente se solidariza ayudando económicamete.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorHadrones
Artículo siguienteQue el pueblo decida
Licenciado en Geografía e Historia (Sección Geografía) por la Universidad de Zaragoza. Agregado y Catedrático de Bachillerato. Desde 1982 imparte docencia como Profesor Tutor de Geografía en la Licenciatura y Grado de Historia, y en la Diplomatura de Turismo en el Centro Regional de Cartagena. Profesor Tutor telemático de Geografía en las mismas carreras. Sus líneas de investigación son Climatología, Medio Ambiente y Tercer Mundo. Entre sus libros figuran: "La estadística y las Representaciones gráficas aplicadas a la Geografía", "La Comarca del Campo de Cartagena. Dependencia climática y Biodiversidad. Retos y Realidades", "El Planeta tierra en peligro (Calentamiento Global, Cambio Climático, Soluciones)". Colaborador de revistas científicas de Geografía en Universidades españolas y en el Instituto Geográfico Vasco, en las que constan algunos artículos como: “La región geográfica”; “Las temperaturas del Campo de Cartagena 1940-1980”; “Aspectos de la Degradación del Medio Ambiente: su influencia en el clima”; “Aproximación al estudio de las corrientes oceánicas y su influencia en el clima. El fenómeno de la corriente de El Niño”; “Aproximación al estudio del Subdesarrollo, Globalización, pobreza y hambre en el mundo”; “Consideraciones en torno al impacto medioambiental de las Fuentes de Energía”; “El arte de conocer el tiempo”; “Precipitación, aridez, sequía y desertificación de la Comarca del Campo de Cartagena”. Ponente y coordinador de varios cursos organizados por el Centro Regional de la UNED de Cartagena. Ponente en el II Congreso sobre Etnoarqueología del Agua en el Campo de Cartagena con el artículo “Precipitaciones, sequía y agua del trasvase en el Campo de Cartagena”. Perteneció como miembro electo al Claustro del Centro Regional de la UNED en Cartagena. Dedicado a la docencia y a la investigación geográfica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco + 5 =