Corre por Madrid el rumor de que el vídeo sobre la exhumación de Franco podría salir a la luz en cualquier momento. De existir ese NO-DO en color que dejaría constancia de lo que ha sido sin duda un hecho histórico, su poseedor podría considerarse una persona afortunada, ya que las televisiones están dispuestas a pagar lo que haga falta por difundirlo. Sería la segunda vez que alguien intenta hacer negocio con la muerte del dictador, que es como si hubiese fallecido dos veces. Según publica el diario El Plural, Cristóbal Martínez-Bordiú, marqués de Villaverde, ‘El Yernísimo’ y padre de Francis Franco (el nieto que ahora va dando lecciones de democracia), pudo haber obtenido una imagen del general agonizante cuando yacía intubado en una cama del hospital días antes de expirar. De alguna manera, aquella fotografía llegó a la prensa para escándalo nacional y alguien sacó tajada con ella. “El reportaje salió en 1984, nueve años después de morir el dictador, y con la imagen de su entierro todavía en la retina los españoles pudieron ver en La Revista la polémica fotografía de la agonía de Francisco Franco mientras se le trataba en el Hospital de La Paz”, asegura el citado medio. A día de hoy todavía no se sabe quién comercializó aquella foto “ni si el Marqués de Villaverde estaba en el ajo de esa transacción”, según El Plural.

Con la exhumación llevada a cabo esta semana alguien ha vuelto a oler el rastro de la exclusiva. Precisamente la obtención de imágenes dentro de la Basílica del Valle de los Caídos fue el principal motivo de tensión y disputa entre los policías encargados de la seguridad y la familia Franco, que se ha quejado del trato recibido. En un momento del acto, los Franco llegaron incluso a mantener un forcejeo con los agentes, un incidente que alguien grabó supuestamente con un teléfono móvil. En la grabación pueden verse y escucharse las protestas de los Franco, que se quejan de que los agentes no les dejan salir del panteón. “¡Esto es una dictadura!”, dice uno de los familiares: “¡Ya está bien hombre, un poquito de dignidad, después de lo que han hecho¡”, espeta otro. También puede oírse cómo una voz femenina exclama: “¡Pero déjenos salir por favor¡ ¡Qué vergüenza!”.

¿Quién registró esas imágenes que captan el momento justo del enfrentamiento entre los policías y los Franco? Y lo que es más importante: si se pudo grabar ese forcejo, ¿alguien puede descartar que no hiciera lo mismo con el momento en que la lápida de Cuelgamuros fue destapada y el féretro con la momia del dictador extraído para su posterior traslado al Cementerio de Mingorrubio? Jaime Alonso, portavoz de la Fundación Francisco Franco, confirmó ayer en el programa Liarla Pardo de La Sexta que ese forcejeo se produjo efectivamente a la salida del Cementerio de Mingorrubio, una vez culminada la inhumación.

Se sabe que el Gobierno había trazado un plan para evitar que los nietos del general pudieran obtener imágenes con la intención de rentabilizarlas después. Además, como medida de seguridad adicional, se levantó una carpa sobre la tumba del dictador en la Basílica a la que sólo pudieron acceder unas pocas personas. Por si fuera poco, los agentes de Policía requisaron a los familiares, a la entrada de la basílica del Valle de los Caídos, sus teléfonos móviles. Si ese plan ha funcionado o no solo el tiempo lo dirá. De momento, en el entorno del clan franquista ya se ha advertido que todo lo que ocurrió esa mañana en el interior de la Basílica de Cuelgamuros va a salir publicado en un vídeo más tarde o más temprano.

Esta posibilidad quedó patente ayer en el programa de Cristina Pardo, cuando la presentadora le preguntó a Alonso si sabía que Juan Chicharro, presidente de la Fundación Francisco Franco, conoce la existencia de las imágenes y su inminente publicación. Alonso respondió con evasivas: “Me imagino quién pudo grabar. Fueron 200 personas aproximadamente… bueno ponga usted veinte. No solo no tengo pruebas sino que no tengo constancia alguna de que hubiera grabación. Es más, me gustaría que el Gobierno, ya que ha organizado el show, dijera a la opinión pública con qué falta de tacto actuó con un muerto”. Palabras que presagian que un bombazo informativo está cociéndose en alguna televisión privada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × dos =