El Índice de Precios de Consumo (IPC) descendió un 0,9% en julio en relación con el mes anterior y recortó tres décimas su tasa interanual, hasta el -0,6%, según los datos publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que coinciden con los avanzados a finales del mes pasado, sobre todo debido al descenso de los precios del turismo y de loa alimentos, a pesar de la subida de los carburantes.

Diferencia tasa anual IPC general –0,3

La tasa de variación anual de la inflación subyacente (índice general sin alimentos no elaborados ni productos energéticos) disminuye cuatro décimas hasta el 0,6%, con lo que se sitúa más de un punto por encima de la del IPC general.

Los productos que destacan por su influencia en la disminución de la tasa anual son:

Hoteles, cafés y restaurantes, que desciende su variación un punto y medio, hasta el 0,3%, debido a que los precios de los servicios de alojamiento bajan este mes, mientras que subieron el año anterior.

Alimentos y bebidas no alcohólicas, cuya tasa disminuye seis décimas y se sitúa en el 2,2%. Este comportamiento es consecuencia de las disminuciones de precios de las frutas y las legumbres y hortalizas, mayores este año que en 2019.

Comunicaciones, con una variación del –1,2%, casi dos puntos por debajo de la de junio, causada por el descenso de los precios de los servicios de telefonía y fax, frente al aumento registrado en julio del año pasado.

Ocio y cultura, que presenta una tasa del –1,1%, ocho décimas menor que la del mes anterior, debida a que los precios de los paquetes turísticos se incrementaron más en 2019 que este mes. También influye, aunque en menor medida, la bajada de precios de los servicios culturales, que subieron el año anterior.

Por su parte, el grupo con mayor influencia positiva es:

Transporte, con una variación del –4,5%, siete décimas mayor que la de junio, consecuencia de que los precios de los carburantes y lubricantes para el transporte personal aumentan este mes más que en julio de 2019.

Cabe reseñar también en este grupo, aunque en sentido contrario, la bajada de los precios del transporte aéreo de pasajeros, frente a la estabilidad registrada el año pasado.

Análisis del efecto COVID19

Los índices de los grupos especiales de bienes y servicios COVID-19 que han mostrado durante estos meses la evolución de los productos más consumidos por los hogares durante la pandemia, se continúan publicando en el mes de julio para permitir analizar la situación tras la finalización del estado de alarma

Los Bienes COVID-19 incluyen productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza y artículos no duraderos para el hogar, productos farmacéuticos, comida para animales y artículos para el cuidado personal.

Por su parte, los Servicios COVID-19 contienen servicios de alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, servicios de telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios.

La tasa anual de los Bienes COVID-19 se sitúa en el 1,8% en julio, cinco décimas menos que el mes anterior. Por su parte, la variación anual de los Servicios COVID-19 disminuye cinco décimas también y se sitúa en el –2,9%.

Los productos que destacan por su influencia en los Bienes COVID-19 son los alimentos no elaborados, cuya tasa alcanza el 3,1%, un punto menos que la registrada en junio. Entre ellos sobresalen el comportamiento de los precios de las frutas frescas y, en menor medida, las legumbres y hortalizas frescas, que bajan sus precios este mes más que el año pasado.

Por su parte, el descenso de la tasa anual de los Servicios COVID-19 se debe a la disminución de los precios de los servicios de telefonía, frente al aumento de 2019, y del gas, mayor este mes que el año anterior.

Evolución mensual de los precios de consumo

En julio la tasa de variación mensual del IPC general es del –0,9%. Por su parte, la variación mensual de los Bienes COVID-19 es del –0,7% en el mes de julio.

Entre los productos de esta agregación destacan las bajadas de los precios de las frutas y las legumbres y hortalizas, cuyos precios descienden un 4,9% y un 2,0% frente al mes de junio. En el caso de los Servicios COVID-19, la tasa mensual es del 0,0% en julio.

Cabe reseñar el aumento mensual de los precios de la electricidad, con una variación del 2,7%, así como del gasóleo para calefacción, que sube un 8,9%. También destacan las bajadas de precios de los servicios de telefonía y el gas, que registran unas tasas del –1,8% y –4,0%, respectivamente.

Además de los consumos propios de la situación del estado de alarma, en el mes de julio ya es posible adquirir todos los bienes y servicios. Los que más influyen en la bajada mensual de los precios del índice general son las prendas de vestir, el calzado, los servicios de alojamiento y el transporte aéreo de pasajeros, con disminuciones del 13,6%, 9,8%, 11,5% y 7,1%, respectivamente.

También influyen, aunque en sentido contrario, las subidas de los carburantes y lubricantes (3,1%) y los paquetes turísticos (4,5%).

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. No se incluyen bienes básicos como la vivienda …
    … el IPC no es más que otro instrumento de manipulación económica y política …

    They don’t include basic goods such as housing …
    … the CPI is nothing but anoter tool of economic and political manipulation …

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre