martes, 7febrero, 2023
14.7 C
Seville

El turismo de surf amenazado por la ampliación del Puerto de Corralejo en Fuerteventura

El proyecto que pretende ejecutar el Gobierno de Canarias pone en peligro al sector por la desaparición de olas muy conocidas y apreciadas, como Punta Elena y El Muelle. Incluso es probable, según los expertos, que tenga una repercusión muy grave en la ola de Lobos, la segunda derecha más larga de Europa

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

La ampliación del muelle de la bahía de Corralejo, en el municipio de La Oliva, al norte de la isla de Fuerteventura, ha puesto en alerta a miles de surfistas de todo el mundo, escuelas deportivas, comercio local -con firmas de gran prestigio entre los aficionados a este tipo de deportes-, hosteleros y personal laboral, porque de la ejecución del proyecto dependerá “la destrucción de numerosos puestos de trabajo”, explican. 

Con más de un millón de pasajeros al año y más de trescientos mil vehículos, el puerto de Corralejo es el que arroja más actividad dentro de los de competencia autonómica, figurando, a nivel estatal, entre los diez primeros puertos en este tipo de tráfico.

Representantes de la Plataforma Salvar la Bahía de Corralejo, de Agonane- Ecologistas en Acción, la Plataforma Salvar el Cotillo, con el apoyo de Clean Ocean Project y el Club Mar Azul, cuentan la situación del proyecto -presupuestado en casi 34 millones de euros– y la necesidad de que la ciudadanía se una para luchar contra “una infraestructura que lejos de traer progreso acabará con las olas de la bahía, y supondrá la destrucción de un lugar único donde cría el tiburón más amenazado del Atlántico: el angelote. Un ecosistema marino donde todavía es fácil ver calderones grises, delfín mular, así como tortuga boba y verde. Por eso es absurdo seguir el camino de otros lugares turísticos degradados y querer crecer, por parte del Gobierno de Canarias, aumentando el número de cruceros en un espacio tan rico como la bahía de Corralejo, y sobre todo es absurdo haber declarado la Emergencia Climática”, explica Sofía Menéndez de Agonane- Ecologistas en Acción. 

El proyecto afectaría a espacios protegidos con diversas figuras como el Parque Natural Islote de Lobos, Dunas de Corralejo, el LIC marinoEspacio marino del oriente-sur de Fuerteventura y Lanzarote” o la ZEPA “Espacio marino de la Bocayna.

 

En color amarillo, la ampliación de las infraestructuras del muelle de Corralejo.

El Cabildo de Fuerteventura y el Gobierno de Canarias contradicen su propio catálogo de olas

Intentan comprender el empeño del Gobierno de Canarias por llevar a cabo un proyecto que haría peligrar al sector por la desaparición de olas muy conocidas y apreciadas, como Punta Elena y El Muelle, pero no encuentran sentido alguno a la obra. Incluso es muy probable, según los expertos, que tenga una repercusión muy grave en la ola de Lobos, la segunda derecha más larga de Europa. 

Tony Rodríguez, socio fundador y tesorero del Club de Surf Mar Azul comenta que la mayoría de las escuelas de la zona, entre 20 y 30, trabajan con turistas. «En los últimos tiempos hemos constatado que hay una gran masificación de surferos. Entonces, una de las quejas es que tenemos muy pocas olas para tanta gente. Y con el proyecto del muelle se pretende destruir más olas»

Según indica la introducción al catálogo de zonas de protección para la conservación del recurso surf y windsurf elaborado por el Cabildo de Fuerteventura, en 2019, ”la isla es reconocida mundialmente por el gran número de olas surfeables a lo largo de toda su costa. Gracias a su situación en el Océano Atlántico, recibe gran cantidad de energía del oleaje procedente del Noreste, debido a los vientos Alisios que son reinantes en la zona. El oleaje que llega a las costas de la isla lleva un largo camino recorrido desde su zona de generación, produciendo así un oleaje ordenado tipo swell con altos periodos, ideales para la práctica del surf, windsurf, kitesurf y bodyboard. Debido al crecimiento económico y la llegada de nuevos habitantes, a lo largo de los últimos años se han llevado a cabo actuaciones en el litoral como son puertos deportivos, ampliaciones de los mismos, espigones, playas artificiales, etc. El recurso surf es un activo muy importante de la isla, tanto a nivel cultural como social y económico”. 

Pero, a la vista de los acontecimientos, es como si los moradores del Cabildo estuvieran sufriendo un cuadro de amnesia. De la noche a la mañana han olvidado los cantos de sirena que le dedicaban a las olas y los beneficios económicos que representan. Su presidente, Sergio Lloret, ahora prefiere callar a dar la cara. Y los amantes del surf le recuerdan, a él y a los partidos políticos representados en el Cabildo, “que votaron por unanimidad que esas olas fueran declaradas como bien de interés público social, cultural y deportivo, según la declaración institucional hicieron el Cabildo y el Gobierno de Canarias al aprobar el Catálogo de Olas de Fuerteventura”.

Repercusión internacional del proyecto

Ante un asunto que, cada vez, inquieta a más lugareños y engrosa la lista de voces críticas fuera de España, la revista australiana Stabmag.com -que siguen los aficionados y aficionadas al surf de todo el planeta- dedicada a las tendencias relacionadas con este deporte -cine, música o ropa- acaba de hacerse eco de la noticia, y se ha sumado a la recogida de firmas contra el megaproyecto. Además, muestra 25 motivos por los que oponerse al turismo de cruceros, “al ser insostenible y negativo para el planeta”. 

El fotógrafo de las olas

En nuestro país, el fotógrafo de fama internacional, surfista y residente en la isla, Manu Miguelez, ha publicado una serie de fotografías de las olas que desaparecerán como consecuencia de la nueva dársena. “Es la manera de poner mi granito de arena a la causa. En las imágenes cedidas queda patente lo que estamos a punto de perder si no se actúa”, comenta. 

Foto: Manu Miguelez

Más tráfico marítimo y contaminación 

La Plataforma Salvar la Bahía de Corralejo, artífice junto al resto organizaciones de la campaña de firmas que trasciende nuestras fronteras, recuerda además que la ampliación del Puerto “traerá consigo un problema gravísimo: la paralización de las corrientes que regeneran las aguas que bañan las playas del pueblo”. 

Respecto a la infraestructura proyectada “amenaza con destruir el ya frágil equilibrio de la zona multiplicando el tráfico marítimo, añadiendo contaminación acústica , química y residuos a un área  sobreexplotada y desvalorizando aquello que tenemos más hermoso , nuestra biodiversidad”, comentan en desacuerdo con la idea del Gobierno de Canarias.

Consideran que el desarrollo “por el que deben apostar nuestras islas es aquel que sea responsable con el medio ambiente, sostenible a largo plazo, manteniendo la cultura y tradición canaria y todos sus alicientes” e insisten en que el proyecto portuario “pone en riesgo múltiples zonas deportivas para la práctica del surf, actividad que genera beneficio a nivel laboral en la comunidad local. Fomentemos el ecoturismo, el descubrimiento de nuestra naturaleza al mundo, protegiéndola para la posteridad”, piden a través de su campaña.

Allá donde reina el silencio

Mientras, la alcaldesa de La Oliva, Pilar González, municipio al que pertenece el puerto de Corralejo, sigue la misma estrategia que el presidente Llobet: mantenerse en silencio y no responder a las preguntas que el proyecto plantea entre la ciudadanía. 

Por su parte, la Plataforma Salvar la Bahía de Corralejo y los colectivos que apoyan la campaña no descartan nuevas movilizaciones encaminadas a paralizar la ampliación del muelle.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído