La Fiscalía del Supremo recibe la denuncia contra Ortega Smith por un delito de odio. La judicialización del caso se debe a a sus declaraciones contra ‘Las 13 Rosas’.

La condición de aforado como diputado de Vox le lleva directamente al Alto Tribunal.

Así, La Fiscalía ha confirmado a los denunciantes, la Asociación Cultural Las Trece Rosas, que su acción penal debe ser analizada por los fiscales del Alto Tribunal.

En ese escrito, señala que la documentación que acompaña a la denuncia también ha llegado a la sede del Supremo.

Familiares

Como ya adelantó diario16.com, familiares de las ‘las Trece Rosas’, las jóvenes asesinadas y fusiladas por el régimen franquista en 1939, denunciaron en la Fiscalía General del Estado al secretario general del partido ultraderechista Vox , Ortega Smith, por delitos de odio y atentado al honor y así limpiar sus nombres mancillados por el líder del partido de extrema derecha.

La denuncia ha sido presentada por descendientes de las mujeres fusiladas y también por la Asociación Centro Cultural Trece Rosas, apoyada por otras personas y entidades que han suscrito el manifiesto, entre las que se encuentra el Foro por la Memoria Democrática, La Asociación Marcos Ana, la Fundación Domingo Malagón, el Partido Comunista de España y el secretario general del PCE, Enrique Santiago.

En el texto de la denuncia señalan que “El pasado 4 de octubre, en una entrevista realizada en TVE1 a don Francisco Javier Ortega Smith, diputado nacional por el Partido político Vox, éste pronunció las siguientes afrentas sobre las mujeres fusiladas en agosto de 1939, conocidas como “Las Trece Rosas” :

“(…) cómo se ha mentido en la historia hablando de algunas que llamaban las trece rosas y resulta que lo que hacían era torturar, violar y asesinar vilmente (…) cometieron crímenes brutales en las checas (…)”.

Ante las reacciones reprobatorias que produjeron sus palabras en todos los medios de comunicación y redes sociales por parte de cientos de personas y numerosas entidades, asociaciones y partidos, lejos de corregir esas afirmaciones, el Sr. Smith envió un Twitter en el que se ratificaba en lo dicho afirmando que: Si tanto quieren memoria histórica, que no se pongan tan nerviosos cuando les recordamos la parte de la historia que intentan ocultar, no eran 13 rosas, eran 13 asesinas”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLula da Silva sale de la cárcel
Artículo siguienteEl mensaje directo del PP para pedir el voto por el móvil indigna a buena parte de los receptores
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. En una guerra civil se producen muertes en los dos frentes. Perder el tiempo en pleitos por sucesos acabados hace 80 años significa que existen personas que todavía no han olvidado. Y la culpa que juzgue cada cual de quién es. Éste País tiene a día de hoy problemas muchos más graves que solucionar y que todos sabemos cuáles son.

  2. Calificar el odio como delito, revela una sorprendente ignorancia, semejante a calificar a la noche como delincuente, solo porque ciertos delitos, se cometan preferentemente a ciertas oscuras horas. El odio, es una reaccion natural, y como tal incontrolable, a un estimulo que coherentemente la desencadena, por ser una tentativa de agresion, o la misma ya en curso. Por tanto, es imposible incitar o estimular un odio que previamente no exista. E incluso incitandolo, este es imposible que se plasme en hechos cuantitativamente desproporcionados a su magnitud previa, porque como todo el mundo sabe, excepto quien legislo esa infracognitiva ridiculez, de donde no hay no se puede sacar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

7 + cuatro =