Las pasadas elecciones europeas dieron escaños en Cataluña a Carles Puigdemont, Toni Comín y Oriol Junqueras, entre otros candidatos que también concurrían en sus listas.

Concretamente, estos tres nombres son piezas clave ya que los dos primeros, candidatos en la lista de Libres por Europa, se encuentran en el exilio. Y Oriol Junqueras, cabeza de lista por la coalición que formaron ERC, Bildu y BNGA, se encuentra en prisión preventiva a espera de que la Sala Segunda del Tribunal Supremo dicte sentencia.

Previamente, en las elecciones generales, Oriol Junqueras resultó también elegido diputado en el Congreso. En esta ocasión sí se permitió que tanto él como sus compañeros diputados Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull pudieran acudir a recoger su acta y a la sesión de investidura. Lo mismo sucedió con Raül Romeva, que salió elegido Senador.

En aquel momento sí se entendió que podían acudir ocupar su escaño, aunque nunca más se les ha permitido acudir al Congreso. Ni siquiera a la sesión de investidura que tuvo lugar la semana pasada, en la que tampoco se les permitió ejercer su voto como diputados, ni siquiera de manera telemática (cosa que a Irene Montero, por ejemplo, se le permitió).

Cuando Junqueras, Puigdemont y Comín resultaron electos como eurodiputados la situación fue diferente. El Tribunal Supremo no facilitó en ningún caso que pudieran acudir a firmar el acta, ni a prometer o jurar la Constitución; y por su parte, desde el Parlamento Europeo también se pusieron trabas para que pudieran personarse allí los exiliados. Todo ello ha desembocado en la vía judicial para la que se espera respuesta en este momento.

Precisamente, tendrá que determinarse tanto la situación de Carles Puigdemont, de Toni Comín y de Oriol Junqueras. Para el líder de ERC ya se ha fijado una fecha: será el 14 e octubre cuando se celebre la vista en la que se decidirá sobre su inmunidad como eurodiputado.

 

Precisamente, el Tribunal Supremo consultó a principios del mes de julio al tribunal de Luxemburgo sobre el alcance de la inmunidad de Junqueras. Y lo hizo con la Fiscalía y con la Abogacía del Estado en contra.

Y puede tener consecuencias directas sobre el juicio, según ha señalado su abogado, Andreu Van den Eynde, a la televisión pública catalana (TV3): «Estando pendiente de la cuestión prejudicial en Luxemburgo, el Supremo no puede dictar esta resolución porque esta resolución tendrá que hablar de Oriol Junqueras. Y eso no lo puede hacer mientras no se resuelva esta cuestión». «Por lo tanto, yo creo que estamos abogados a no tener sentencia hasta que se resuelva eso y afrontar una situación muy crítica que es como se puede prorrogar el límite de dos años de prisión provisional para toda esta gente», ha señalado el letrado.

Sin embargo, según informa El Nacional.cat, según el Tribunal Supremo no se paralizaría la emisión de la sentencia por parte de la Sala Segunda ante esta vista en el TJUE. En todo caso, indican, «si el Tribunal de Luxemburgo aprobara la inmunidad del republicano, lo que sí es seguro es que el Supremo tendría que tramitar un suplicatorio en la Eurocámara para pedirle permiso para que Junqueras, como europarlamentario, siguiera en la causa que se instruye», señala el diario. Y apuntan que la decisión que tome el tribunal europeo será de obligado cumplimiento.

1 Comentario

  1. conclusiones : continuaran en prision hasta que el tribunal de estrasburgos dicte sentencia y digo mas , la justicia española se va a comer una MIERDA.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre