En la actualidad, cerca de 168 millones de niños y niñas trabajan en el mundo, muchos de ellos a tiempo completo. Estos niños no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar, no reciben alimentación ni cuidados apropiados. A estos niños y niñas se les niega la oportunidad de ser niños. Alguna vez los consumidores españoles nos hemos preguntado ¿cómo se producen los alimentos y productos que consumimos?

En España se consumen productos fabricados con el trabajo infantil sin que lo sepamos. Si se erradicara está practica en el mundo, las tabletas de chocolate subirían de precio.

Más de la mitad están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados.

Desde 2002 cada 12 de junio se celebra en el mundo el Día Mundial contra el Trabajo Infantil para concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicarlo:

Cuando vemos niños y niñas en anuncios publicitarios, programas televisivos, en el teatro o en la pantalla grande, rara vez nos preguntamos si sus derechos de infancia estarán siendo respetados.

Plan International denuncia que el trabajo infantil afecta doblemente a las niñas, “en Togo, obliga a millones de niñas a trabajar en condiciones de esclavitud y les niega su derecho a ser niñas y abandonar la educación. Según las estimaciones, a día de hoy, alrededor de 152 millones de niños y niñas de todo el mundo están trabajando en vez de estar en la escuela, leyendo o jugando con sus amistades. De ellos, 64 millones son niñas y 88 millones, niños. Esta práctica tiene especial incidencia en el sudeste asiático en países como Filipinas, India, Pakistán o Bangladesh, sobre todo en las grandes ciudades. En India, por ejemplo, el 81% de las trabajadoras domésticas tienen entre cinco y doce años”, señalan desde la ONG.

Más inversión contra la pobreza infantil en España

UGT, con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, reclama “extremar la labor de vigilancia para detectar los posibles casos de trabajo infantil, ya que los efectos de la crisis han provocado situaciones de desamparo en la infancia”.

UGT, con motivo del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, reclama “extremar la labor de vigilancia para detectar los posibles casos de trabajo infantil

El sindicato demanda “incrementar la inversión en infancia en nuestro país (supone el 1,3% del PIB, muy por debajo de la media europea del 2,4%) y políticas de protección a las familias más vulnerables, impulsando, entre otras medidas la Iniciativa Legislativa Popular por una Prestación de Ingresos Mínimos”.

Desde UGT se reclama al Gobierno “modificar el Protocolo Marco de actuación respecto a los Menores Extranjeros no acompañados (MENAS), en línea con la exigencia del Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas a España, para garantizar sus derechos”.

UGT recuerda que en nuestro país hay 589.900 hogares sin ningún tipo de ingresos (según la Encuesta de Población Activa del primer trimestre de 2019) y alerta sobre el impacto negativo que esto tiene para miles de niños y niñas. Así, el 28,1% de los y las menores de 16 años se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión social.

Exige unas políticas de protección social que garanticen los derechos de la infancia, su bienestar social y familiar.  Para ello hay que atender las situaciones de extrema necesidad, que son el origen de relaciones laborales encubiertas con menores de 16 años, casos bajo la apariencia de tareas colaborativas o de apoyo familiar.

El sindicato demanda el incremento de la inversión en infancia, que actualmente supone el 1,3% del PIB lejos de la media europea del 2,4%. Invertir en la infancia es invertir en el futuro de un país y qué mejor manera que implementando medidas que reduzcan la pobreza infantil, aumenten sus oportunidades, y acaben con la transmisión intergeneracional de la pobreza. Garantizar unos ingresos a las familias es la mejor vacuna contra la exclusión social de las niñas y niños, y contra el trabajo infantil.

El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), guiado por los principios consagrados en el Convenio núm. 138 sobre la edad mínima y el Convenio núm. 182 sobre las peores formas de trabajo infantil de la OIT, trabaja para alcanzar la abolición efectiva del trabajo infantil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cuatro =