Ana Botín, presidenta del Banco Santander. Foto: Flickr.

Existe mucho debate sobre cuál es la situación real del Banco Santander, como de cualquier otro banco. Un ex directivo del Banco Hipotecario confirma a Diario16 que «así como la normativa contable exige que el balance que sea la foto real de una empresa de la empresa, el balance de un banco es una fotografía pixelada. Es algo totalmente subjetivo». Aunque todo el sector esté siempre bajo la sospecha de que se puedan estar utilizando presuntamente técnicas de ingeniería contable, en el Santander hay aspectos que no cuadran.

Ya informamos en Diario16 de cómo la entidad presidida por Ana Patricia Botín habría utilizado la ampliación de capital de 7.000 millones de 2017 para cubrir el agujero generado por el cambio de divisas, según indica un informe pericial presentado ante la Justicia. Del mismo modo, también informamos de que el Santander era el banco con menor solvencia de todo el sector financiero español en base a la ratio CET Fully Loaded. Sin embargo, lo más duro es comprobar cómo la entidad cántabra se ha visto obligada a ampliar capital en los últimos 20 años en más de 52.500 millones de euros, una cantidad superior al valor de su máximo competidor, el BBVA.

Desde que estalló la crisis financiera global hasta el año 2.016, el Santander ha declarado en sus cuentas unos beneficios netos de 55.715 millones de euros. Además, captó capital por un total de 15.990 millones. Hasta aquí todo normal. No obstante, hay aspectos en las cuentas del banco presidido por Ana Patricia Botín que no están nada claros y que son los que demuestran su verdadera situación y por lo que necesitaba, por ejemplo, al Popular a un precio muy bajo: la depreciación del valor de sus acciones que en 2.007 cerraron con un precio de 14,79 y en el cierre de 2.016 estaban a 4,96. Por otro lado, según especialistas financieros consultados por Diario16, el propio valor del dinero invertido en el Santander es muy inferior porque, con una reinversión de los dividendos repartidos en esa década, los accionistas del Santander perdieron un 20,7% de su inversión.

Según los estados financieros remitidos a la CNMV, entre 2.007 y 2.016, el Santander pagó 24.650 millones de euros en concepto de dividendos. Por tanto, si los beneficios netos declarados por la entidad cántabra fueron de 55.715 millones, en realidad los beneficios no distribuidos fueron de 31.000 millones. A esta cifra se añade el patrimonio declarado por el Santander (44.850 millones) y el capital captado (15.990), lo que nos da una valoración total de 91.840 millones.

No obstante, la realidad es que el número de acciones ha crecido por encima del patrimonio y los beneficios, por lo que su valor contable se ha reducido. En este periodo, por las ampliaciones de capital, el Santander ha incrementado el número de acciones de los 6.254 millones con las que contaba en 2007 hasta más de 16.000 millones que tiene en la actualidad. Esto tiene un impacto brutal en el beneficio por acción ya que se ha depreciado en un 31%.

Todo esto demuestra un hecho: el Santander ha sobrevivido en el siglo XXI gracias a esas ampliaciones de capital por valor de más de 52.500 millones de euros y que, sin ellas, probablemente sus resultados hubieran sido negativos en más de un ejercicio. Es decir, que el banco presidido por Ana Patricia Botín ha necesitado captar más de 2.500 millones de euros por año, la misma cantidad con la amplió capital el Banco Popular en 2016.

Además, si nos ceñimos a los datos desde el repentino fallecimiento de Emilio Botín (2014), nos damos cuenta que la actual presidenta ha ampliado capital en más de 19.600 millones de euros, incluyendo la aprobada en el mes de julio para operaciones en México, es decir, que Ana Patricia Botín ha necesitado cada año captar capital por valor de 3.920 millones.

Por tanto, si para cualquier operación de envergadura el Santander necesita captar más capital, la lógica contable indica que la situación del banco no es tal como la pintan y que, por muchos beneficios que estén declarando en los respectivos ejercicios, la entidad podría estar en una situación límite que está afectando, sobre todo, a los minoristas. Ya se lo dijo directamente a la presidenta un accionista de 92 años en la última Junta Extraordinaria: «Ana, si el banco va tan bien, ¿por qué baja la acción?».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

8 Comentarios

  1. comparto todo lo que dice acerca de las golferías del Banco de Santander. Se os olvida comentar también los apoyos políticos de es «izquierda» que mira de reojo o a otro lado cuando se trata del BS. Tampoco os oigo comentar como el «exjuezo» Garzón, afortunadamente, cobraba de Emilio Botín para dar sus cursitos en USA y le remitía escritos recordándole la necesidad de financiación, al mismo tiempo que instruía causas contra dicho banco en la Audiencia Nacional. Don José Antonio, venga, un pasito más, investigue un poco la trama garzonita del Banco de Santander, no tenga miedo a la «entrañable» que «come de mi mano» que será la nueva «fiscala» General del Estado, ánimo.

    • La verdad que este medio se cuida muy mucho de meter al ex-magistrado Garzón y su relación con el Santander ( querido Emilio…) y su relación con la ex-ministra de Justicia y hoy candidata a fiscal general o de los amiguetes que eran todos estos y Villarejo. A mi d16 me gusta pero cuando se trata de garzones,delgados y villarejos con la trama santander, ahí me desilusiona.

  2. Ojalá se hunda el Banco Santader y COJA dentro a su presidenta. Libraría a España de reptiles venenosos muy peligrosos

  3. Gracias por seguir esta lucha en favor de la justicia y los 305000 accionistas y bonistas del popular miserablemente robados por el gobierno del PP corrupto para rescatar al banco Santander de su quiebra más que segura

  4. Fidel lo que sucede es que en este pais estamos a costrumbraddos a que nos regalen el oído y escuchar solo lo que nos gusta oír y los politicos lo saben muy bien.

  5. Gracias Diario 16 por seguir a informando y decendiendo a 150000 ciudadanos estafados por el gobierno del PP y ahora el PSOE y defendiendo al banco Santander que es el MAL en estado puro

  6. Con los datos sobre la mesa el banco Santander está en quiebra y los fondos custodios están deshaciendo posiciones y los incautos minoritarios comprando porque creen que el Santander a estos precios es un chollo cuando están comprando unas acciones que tienden a valor cero y si no fuera por las infecciones de liquidez del BCE ya estaría Resuelto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 + seis =