Diario16 ha tenido acceso a distintas fuentes que han confirmado que 48 horas antes del intento de golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 los cabecillas civiles recibieron el placet del rey Juan Carlos a través del general Armada. Ello se produjo en una reunión celebrada en el domicilio de José María Oriol Urquijo, quien fue alcalde de Bilbao, presidente de Hidroeléctrica y Talgo, entre otras compañías, y una de las personas que fue a recibir a Juan Carlos de Borbón a la estación de tren cuando llegó a España. Además del general, en esa reunión se encontraban, entre otros, el anfitrión, José Antonio Girón de Velasco (ex ministro de Trabajo con Franco y el banderín de enganche de los ultras en los primeros años de la Transición) y Juan García Carrés (el correveydile de los protagonistas del golpe).

No era la primera reunión que se celebraba en el domicilio de José María Oriol, ya que en los meses previos al intento del golpe se celebraron diferentes encuentros en una casa situada en Monte Del Pilar que tenía una finca de 300 hectáreas, lo que garantizaba el secretismo. Nadie les iba a molestar mientras organizaban un golpe de Estado en el despacho de José María Oriol. La Fundación Mapfre, de donde es consejera Elena de Borbón, tiene en la actualidad su sede en esa propiedad.  En esas reuniones previas también estuvieron presentes alguno de los cabecillas militares como Jaime Milans del Bosch cuando se desplazaba de Valencia.

El contacto entre los generales y la parte civil era Juan García Carrés a quien, según confirman las fuentes consultadas, Girón de Velasco le iba abriendo las puertas de los despachos tras una llamada previa. Se trataba de un hombre simpático pero que generaba preocupación por sus excesos verbales y su elocuencia.

Tal y como hemos publicado en Diario16, los meses previos 23F fueron muy intensos. Se celebraban reuniones en muchos ámbitos y circunstancias. El rey Juan Carlos tuvo distintos encuentros con el general Armada. Sólo en el mes de febrero se reunión con el militar en 7 ocasiones, 6 de ellas presenciales (6, 7, 11, 12, 13 y 17 de febrero). ¿Qué asuntos tan graves y atípicos empujaban a Armada y al rey a relacionarse personalmente con tanta asiduidad (Baqueira Beret, La Zarzuela, conferencias telefónicas…) no estando ya el primero al servicio directo del segundo sino, por el contrario, en un puesto activo en el Ejército, al mando de la División de Montaña Urgel nº 4, en Lérida, y más tarde en el Estado Mayor del Ejército en Madrid?

Una de esas reuniones está protegida por el máximo de los secretos: la celebrada el día 13 de febrero de 1981, un encuentro que tuvo que ser muy importante porque el propio Armada solicitó por carta a Casa Real autorización para usar, durante el juicio, en su defensa el contenido de la reunión. Juan Carlos I se lo denegó y Armada fue condenado a 30 años de prisión sin que mencionara en ningún momento lo que ocurrió aquel día.

Según afirma el coronel Amadeo Martínez Inglés «allí se habló de la «Solución Armada», de la maniobra político-palaciega a punto de comenzar; del estado de las conversaciones con Milans y con los líderes políticos; del estado de ánimo en los cuarteles; del otro golpe duro que amenazaba, a corto plazo, a la democracia y a la propia Corona; de aquellas medidas, necesarias y urgentes, para intentar detener este último peligro sin dañar en demasía el orden constitucional vigente… Todo debía estar bajo control en esos preocupantes momentos, ya que nada debía dejarse al azar. La cuenta atrás había comenzado. La suerte estaba echada. Sin embargo, los hechos posteriores demostrarían que en el entorno de la famosa «Solución» político-militar no todo estaba tan atado y bien atado como se creía en La Zarzuela».

Respecto al resto de cabecillas del intento de golpe de Estado, ya publicamos en Diario16 cómo el rey se reunió con el general Jaime Milans del Bosch y se plegó a una de las principales exigencias de los militares franquistas: la cabeza de Adolfo Suárez.

Sin embargo, ¿qué ocurrió con Juan Carlos de Borbón? Según las fuentes consultadas, el rey les traicionó y, aún así, no acusaron al monarca. Todos se callaron. Diario16 ha podido saber que José María Oriol Urquijo, un hombre que madrugaba todos los días para ir a trabajar, el día del intento de golpe de Estado no salió de casa y, en cuanto vio cómo se estaban desarrollando los acontecimientos, se encerró en su dormitorio esperando a que la Policía o la Guardia Civil fueran a detenerle, algo que nunca ocurrió.

En este sentido son muy llamativas las palabras de Corinna Larsen definiendo al rey emérito: tiene la enfermedad de la deslealtad. Sólo es leal a sí mismo.

Apúntate a nuestra newsletter

18 Comentarios

    • Lo jodi.. es que miles de imbéc…. siguen los dictados de los «mass medias» dominantes y aceptan ser súbditos y no ciudadanos libres.

    • Tú no eres nada inocente porque no entrenas. ¿Como que tú elijes en una República al Jefe del Estado? Inocente. Tú simplemente harías como shora: ratificas una lista de personas que tú no sabes ni quiénes son y qué la ha elegido el secretario general del partido para que sean leales a el y no a ti. Y con la elección de Presidente de la República pasaría lo mismo: tu ratificados al que previamente ha elegido ( este si elije no tu)el secretario general del partido. Y el pueblo tendría un presidente leal a quien de verdad lo ha elegido que sería el secretario del partido.
      Y aún peor, viendo lo visto ahora donde todo el poder del Estado ha sido copado por un partido yo temo que el colmo sería que el Presidente también lo fuera: todo el poder al servicio del secretario general de un partido. Piénsalo

      • No sé de qué planeta habla usted, pero infórmese de cómo se elige al presidente de los Estados Unidos de América o al de la República Francesa. Vale que la democracia no es un sistema perfecto, precisamente, pero si le parece mejor el sistema de elección de un rey, ya sería de traca.

  1. Impresionante, ha sido el notición del año. ya lo he visto en las aperturas de todos lo medios españoles, ñoles. Mas de uno tiene el culo en forma de corona. Quin fàstic d’estat!! (para los que no me entiendan: Que asco de estado)

  2. Mentira. OS habéis propuesto derribar la Monarquía y no tenéis escrupulos para conseguirlo. Todo con el beneplácito de los medios afines a éste Gobierno de mediocres e inútiles.

  3. Como se nota que están en el gobierno los que están y están regando con dinero público a medios afines con la intención de tumbar la monarquía y la transición española. Ahora todo son noticiones que ponen en duda el modelo de estado que tenemos.

  4. Y con que pruebas se publica esto? Que informes de la CIA han salido ahora? Que documentacion existe de que esto fue asi

  5. Corinna Larsen «definiendo al rey emérito: tiene la enfermedad de la deslealtad. Sólo es leal a sí mismo.»

    ¿Y ella, que ahora lo está traicionando? Tiene mucha credibilidad.

    De todas formas se os ve venir ya desde hace mucho tiempo: queréis derrocar a la monarquía entre todos los comunistas, socialistas y republicanos que éstos últimos no hacen más que ladrar ¡República!

    Yo tampoco olvido que algunos de los que hacen piña entre sí traicionaron a la República con golpes de Estado. Sobre todo los socialistas, ciertos comunistas e independentistas.

    Esos tampoco son de fiar.

  6. Este es un mujeriego k pagan los españoles todos sus caprichos.k se pierda en una isla de lo coman los cocodrilos. En Rusia se divertía emborrachando osos para cazar los prepotente

  7. República presidencialista. Eliges y echas al jefe del Estado (presidente gobierno) en las urnas. Puede ser juzgado, en caso de cometer delitos. Un rey ni lo eliges y es inviolable. Ya se dieron cuenta hace siglos cuando los ciudadanos lucharon por quitar las monarquías e instaurar repúblicas democráticas. Francia, Portugal…

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre