En el informe que la Agencia Tributaria ha remitido al juzgado central número 5 de la Audiencia Nacional, el presunto fraude fiscal que Jordi Pujol habría cometido, estaría ya prescrito. 

Precisamente cuando Jordi Pujol pidió perdón públicamente por el dinero que atesoraba su familia en cuentas ocultas en Andorra (Banca Reig de Andorra), explicó que los fondos procedían de su padre, Florenci Pujol y que tanto su mujer como sus siete hijos eran los que disponían de los fondos. Sin embargo, según se ha podido conocer hoy, la Agencia Tributaria considera que el propio President era titular de una de las cuentas.

Según la Agencia Tributaria, el 8 de agosto de 2014 se notificó a los titulares de la cuenta el inicio de una inspección sobre tributación de bienes en el extranjero. Sin embargo, ahora se señala que este ejercicio ha prescrito, aunque se ha valorado que la cuenta que debería haberse ingresado en ese momento asciende a 885.651 euros. 

Sin embargo, a pesar de tratarse de un delito fiscal, según la Agencia Tributaria, el informe del juez de la Audiencia Nacional que investiga este caso, considera que el delito ha prescrito. 

Para llegar a las conclusiones que hoy se conocen por parte de la Agencia Tributaria se basan en un documento en el que el hijo mayor del President, Jordi Pujol Ferrusola afirma que el titular “real” de la cuenta bancaria a la que hacen referencia (que tenía 1,84 millones de euros), es su padre. Además, hay otra prueba, que sería un documento escrito por el propio President en 2001 en el que ratifica ser el propietario de la cuenta bancaria, e indica que en caso de fallecimiento, los fondos que hubiera en ella deberían pasar a Marta Ferrusola, su esposa. 

Según el juez José de la Mata, esta cantidad de dinero no se corresponde de ninguna manera con los ingresos ordinarios que pudiera haber tenido el President durante los 23 años al frente del Govern. 

El President, en sus declaraciones ante el juez, siempre ha mantenido la misma versión: que se prestó a una estrategia que había sido organizada por su hijo, para zafarse de la mujer de éste. De esta manera, Júnior le pidió a su padre que escribiese una carta donde quedase claro de que el dinero de la cuenta no tenía nada que ver con él (con Junior), haciendo de esta manera que la mujer no pudiera beneficiarse de ello. 

Por lo que a su hijo se refiere, Jordi Pujol Ferrusola, según la Agencia Tributaria, podría haber defraudado un total de hasta 10,4 millones de euros durante los años comprendidos entre 2003 y 2012, de los que según la Agencia, habrían prescrito los relativos a los ejercicios de 2003 a 2006, lo que equivaldría a un total de 1,8 millones de euros. 

Pero no son las únicas prescripciones. Para otro de los hijos, Josep Pujol, también ha habido una: la correspondiente a 2009, cuando recibió un ingreso de origen desconocido por un importe de 933.000 euros, por lo que tendría que haber tributado 401.190 euros. 

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre