En una entrevista que ha publicado el diario «Ara», el presidente de la patronal catalana (Foment de Treball), Josep Sánchez Llibre, ha manifestado que el Estado «hizo lo que tenía que hacer» cuando en octubre de 2017 aprobó un decreto por el cual se facilitaba a las empresas que cambiasen su sede social, con el objetivo de salir de Cataluña.

Considera el presidente de Foment de Treball que en base a ese decreto, «las empresas que salieron también pueden regresar» y ha negado que, en su opinión, el Rey Felipe VI tuviera nada que ver en esta operación.

Entiende que los empresarios que tomaron la decisión de mover sus sedes sociales, volverán a Cataluña «cuando vean que hay la estabilidad que creen necesaria».

Sobre unas terceras elecciones se ha mostrado tajante: «España no se puede permitir el lujo de unas terceras elecciones», y desde el papel que representa, ha pedido gobiernos estables y que haya entendimiento entre las formaciones políticas, subrayando que en su opinión, «sin una complicidad entre el PP y el PSOE no habrá nunca una solución acordada para Cataluña».

Ha reclamado que se aprueben los presupuestos, tanto de la Generalitat como del Estado, puesto que «si los empresarios no tenemos un gobierno estable ni en Cataluña ni en España, si no tenemos presupuestos, estamos en una situación mucho más negativa que otros países».

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × dos =