El Partido Popular ha presentado en las últimas semanas varias mociones de censura contra gobiernos municipales del PSOE. Estos movimientos tienen la intención de crear «gobiernos de libertad», tomando como ejemplo el grito de la Rebelión de los Cayetanos.

Esto no es más que el inicio de una operación que puede terminar con un intento de derribar al gobierno de Pedro Sánchez a través de una moción de censura. El PP está intentando aprovechar el clima de confrontación política y desafección creada desde sus propias filas y desde la ultraderecha a través de bulos o de informaciones sesgadas.

De momento, estas mociones de censura municipales se están logrando gracias a acuerdos en el entorno del centro derecha pero, como ha ocurrido en el caso de Huércal Overa, también gracias al apoyo de concejales tránsfugas, una estrategia que tan bien le sirvió en su momento al pluriimputado por corrupción Gabriel Amat.

El Partido Popular ve ahora más fácil atraer el apoyo de partidos independientes o de concejales de Ciudadanos y Vox descontentos con las derivas de sus respectivos partidos. La crisis del Covid19, a nivel municipal, le está saliendo muy rentable a los de Pablo Casado porque están recuperando un poder que las urnas no les concedieron.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre