El grupo municipal del PP en Móstoles criticaba ayer abiertamente la subida de sueldo de un enchufado de la alcaldesa: el gerente de Urbanismo. Algo cierto. Lo que se olvidó comentar a los populares es que durante su gestión en este mismo servicio había no una, sino dos personas y con un sueldo muy superior cada una de ellas a los  64.584,94 euros que cobra el gerente actual tras la subida aprobada ayer.

Aprovecha así el PP la mala prensa de la alcaldesa de Móstoles, pero obvia los excesos en los sueldos de su legislatura.

Aclaración

Desde el departamento de Comunicación de Alcaldía, se ha informado a Diario16 que tras la subida de sueldo, Jesús Espelosín , cobra 64.584,94 euros. En este momento, solo hay una persona al frente de la Gerencia de Urbanismo, cuando durante el Gobierno del PP, del que formaba parte la actual portavoz del PP,  Mirina Cortés, había dos personas para realizar las funciones que ahora realiza Espelosín. Sus sueldos eran de 85.503,72 y la otra 75.535,32.

Es decir, dos personas cuyos sueldos estaban muy por encima del doble del actual gerente, que incluso tras la subida de sueldo sigue estando muy por debajo de cualquiera de las dos personas que estaban al frente del organismo cuando gobernaba el PP en Móstoles.

 Para el Gobierno local esta denuncia que hace la portavoz del PP, Mirina Cortés, es una prueba de su doble moral. 

También aclaran desde el equipo de Gobierno de Móstoles que no se ha aprobado la subida, lo que se han aprobado son los presupuestos de la Gerencia de Urbanismo en los que se incluye también el coste del personal.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorTeletrabajo
Artículo siguiente“Las cosas que no he escrito están mejor no escritas”
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre