El personal de limpieza del Hospital Gómez Ulla, subsisten en vestuarios insalubres, según denuncian desde CCOO. Defensa desoye las recomendaciones de la Inspección de Trabajo, y sigue hacinando “al personal en vestuarios que no reúnen las condiciones legales en materia de seguridad y salud, en plena pandemia de coronavirus”.

El servicio de limpieza del Hospital Gómez Ulla contratado por la empresa Clece, adjudicataria del servicio desde septiembre de 2018, incumple desde hace años las medidas en materia de salud laboral en este lugar de trabajo, y estos dos últimos años tampoco han sido una excepción: vestuarios hacinados, infestación por insectos, falta de pilas de agua, etc., como detallaban las denuncias interpuestas por CCOO de Construcción y Servicios de Madrid. La Inspección Provincia de Trabajo en Madrid ha ido corroborando esta situación y ha intentado sin éxito que comparezcan los responsables del hospital.

La empresa Clece, que sí ha asistido a las todas las reuniones, informó en junio de este año que el hospital le había comunicado que se comprometía a reubicar al personal de limpieza a un vestuario en condiciones, pero eso finalmente no ha ocurrido. El 30 de septiembre era el último día del plazo dado para la Inspección Provincial de Trabajo para evaluar las acciones llevadas a cabo para solucionar los problemas existentes.

Se da la circunstancia, según la Inspección Provincial de Trabajo, de que esta carece de ámbito competencial sobre el hospital al ser de circunscripción militar, y no puede levantar actas de infracción.

Por ello el secretario general de Construcción y Servicios de Madrid, Pedro Garijo, se ha dirigido por escrito a la ministra de Defensa, Margarita Robles, para ponerla al tanto de la situación en que se encuentra el servicio de limpieza en el Hospital Gómez Ulla, sin haber recibido ninguna contestación al respecto. Para Garijo es “lamentable la actitud y despreocupación de los mandos militares responsables de la gestión del hospital”

La impunidad con que la que parece obrar el estamento militar para no cumplir con la ley, concretamente el RD 486/97 de los lugares de trabajo, pone en peligro la salud del personal de limpieza, de todo personal hospitalario y los propios enfermos, esta situación se agrava aún más con las medidas de distanciamiento necesarias para evitar la propagación de la Covid -19, “máxime cuando esto ocurre dentro de un centro hospitalario por muy militar que sea”, denuncian desde el sindicato.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre