Reino Unido

La Cámara de los Comunes ha aprobado este lunes, por 329 votos contra 302, una resolución que atribuye al Parlamento el control sobre la agenda de las votaciones del próximo miércoles y abre paso a la consideración de otras alternativas al plan de la primera ministra Theresa May para el Brexit, que aún no ha reunido suficientes apoyos a cuatro días de la fecha originalmente establecida y posteriormente prorrogada para la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Así, el miércoles se votarán varios escenarios alternativos al plan de May, que pueden ir desde nuevos acuerdos hasta la convocatoria de un segundo referéndum, el abandono de la Unión Europea sin ningún acuerdo o, incluso, la revocación del Artículo 50 y la consiguiente cancelación del propio Brexit.

Theresa May, al tiempo que reconoce que aún no se reunirán los votos suficientes para su aprobación, ha dicho que el gobierno no garantiza la adopción de resoluciones alternativas y afirma que «ningún gobierno puede pasar un cheque en blanco sin saber lo que va a aprobar». La primera ministra afirmó además que «una salida sin acuerdo es mejor que un mal acuerdo».

La aprobación de la llamada «Enmienda A», o «Enmienda Ledwin», fue precedida por la dimisión de tres miembros del Gobierno de May – Alistair Burt, Steve Brine y Richard Harrington – que desobedecieron a la orientación del sentido de voto. Un total de 30 diputados conservadores votaron a favor de la propuesta. En la carta de dimisión, Harrington, subsecretario de Estado de Comercio, acusó al Ejecutivo de «jugar a la ruleta rusa con las vidas y las economías de la gran mayoría» de los británicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + tres =