Según ha informado El Nacional, desde el Ministerio de Exteriores, se boicotearon reuniones entre empresarios por el hecho de que pudieran ser independentistas catalanes.

La información se ha obtenido a raíz de que el que fuera cónsul Miguel Ángel Vecino interpusiera una demanda contra el Ministerio por su cese. Y es que, Vecino, fue cesado recientemente por hacer declaraciones «que no le competían» según el gobierno español.

La reunión que iba a tener lugar entre empresarios catalanes y escoceses preocupaba al Cónsul. Es por ello que avisó al jefe de gabinete de Borrell en el ministerio, Camino Villarino.

Villarino preguntó al cónsul si se veía capaz de «garantizar que los empresarios que acudiesen a la reunión (catalanes) no fueran independentistas».

El cónsul Vecino respondió que, evidentemente, no podía garantizar semejante cosa, porque desconocía quién acudiría a la reunión.

La respuesta por parte del jefe de gabinete de Borrell fue contundente: «Pues para evitar sorpresas, impide esta visita y cualquier otra cosa».

Según la documentación que muestra El Nacional, puede verse que Miguel Angel Vecino, siendo cónsul, señalaba a Alexia Haramis, directora de Relaciones Internacionales de la Cámara de Comercio de Edimburgo, que si quería comenzar a mantener contactos comerciales con España, no le recomendaba empezar por la cámara de comercio de Barcelona, «porque podría encontrar después dificultades para ser recibida en otras cámaras de comercio de España».

Ante esta recomendación, Haramis contesta que en tal caso, pospondrá su viaje a Barcelona y que le comunicará de nuevo para plantear otra propuesta.

Poco después, la responsable de la Cámara de Comercio de Edimburgo vuelve a contactar con el cónsul, el Señor Vecino. Era para informarle de que desde la Generalitat  (el departamento de Empresa) habían propuesto una visita a Edimburgo con una delegación de empresarios catalanes. Haramis estaba muy interesada en comenzar relaciones comerciales, como ya había expresado anteriormente, y puso en conocimiento del consulado esta iniciativa.

En esta ocasión el cónsul convenció a Haramis para que no se realizase esta visita por parte de los empresarios catalanes. Después de darle esta indicación, Haramis le telefonea para confirmarle «que la visita de los empresarios catalanes quedaba aplazada por motivos de agenda».

El cónsul, Vecino, recibió felicitación por parte del jefe de gabinete de Borrell en el Ministerio de Exteriores: «Buen trabajo» le dijo.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

3 Comentarios

  1. Al igual que cuando para defender los intereses de España se cerraron los astilleros perjudicando a «los trabajadores» , Si Borrel o el nuncio de SS. tuviera que defender los intereses de España no pasaría nada por «perjudicar» a alguna empresa, ¡claro, siempre con permiso de los indepes o no!

  2. Cuando hay gente que se quiere saltar el orden constitucional porque se creen con todos los derechos y ninguna obligación, ahí entran los estamentos del estado. Borrell es el político más equilibrado y patriota que tiene este país.

    Cuando digo patriota lo digo en el sentido mas amplio de esa palabra.

    España somos todos, también Cataluña y cuando cuatro vivos quieren socavar la convivencia y con subterfugios, hacer negociaciones en nombre de España o camuflándose bajo su manto pero con segundas intenciones, es normal que el Borrell, responsable como ministro, tome las medidas oportunas. Cuando el gobierno de Cataluña, respete la Constitución de todos, tendrá todo el apoyo del estado.

  3. Elemental. Qué es eso de que un empresario negocie saltándose al intermediario rey comisionista… En España o le pagas el peaje o prepárate a ser independentista, terrorista, franquista o cualquier otra cosa, menos borbonista que es lo que hay que ser por ‘decreto’ si quieres tener una empresa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =