La XXVIIª Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno se reunirá este próximo 21 de abril en el Principado de Andorra bajo el lema «Innovación para el Desarrollo Sostenible. Objetivo 2030. Iberoamérica frente al reto del coronavirus». Este encuentro de los líderes iberoamericanos – 22 estados de América y la Península Ibérica – se ha consolidado como un foro de concertación política de primer nivel en Iberoamérica.

Las Cumbres – que cumplen su 30º aniversario este 2021-  fueron promovidas por España y México con la voluntad de proteger a las democracias y apoyar un desarrollo económico-social inclusivo. Este doble objetivo cobra especial actualidad ante la amenaza combinada de la recesión económica provocada por el Covid19 y el cuestionamiento de los sistemas democráticos en varios países del subcontinente.

La epidemia planetaria del coronavirus – que obligo a aplazar la Cumbre Iberoamericana en 2020 – está haciendo retroceder una década los indicadores económicos y sociales en la región según Naciones Unidas. La pobreza, el desempleo e incluso la inseguridad alimentaria están expandiéndose al mismo ritmo que el Covid19. Mientras fenómenos climáticos extremos como los huracanes «Eta» e «Iota» en Centroamérica o las alteraciones de «El Niño» en Suramérica siguen golpeando a nuestros países.

16/11/2018. Primera jornada de trabajo. Foto de familia de los mandatarios asistentes a la XXVI Cumbre Iberoamericana.

Frente a la emergencia del  Covid19 desde Iberoamérica debemos ofrecer soluciones multilaterales: solidaridad de los países productores  de vacunas a través del mecanismo «Covax» para inmunizar en este 2021 a toda la población de Iberoamérica. Aprender las lecciones: crear una «Agencia Iberoamericana del Medicamento» que posibilite una reacción rápida a futuras epidemias además de erradicar el flagelo de la falsificación de fármacos.

El asalto mundial a las democracias – los sucesos del Capitolio prueban la gravedad de la amenaza – es otro de los retos que afronta Iberoamérica. En respuesta abogamos por establecer un mecanismo de observación electoral de carácter permanente en Iberoamérica con sede en México – una democracia consolidada y fiable – que vele por la transparencia en las elecciones. Tenemos muy presentes las dramáticas experiencias vividas tras los golpes de estado en 2009 en Honduras y en 2019 en Bolivia. Respecto a la grave situación en Venezuela instamos a un dialogo nacional para alcanzar una salida pacífica y democrática a la actual crisis institucional.

El Cambio Climático es otra de nuestras preocupaciones centrales. Es hora de establecer un «Pacto por la Amazonia» – en línea con la propuesta del nuevo Presidente de EEUU Joe Biden – para garantizar la conservación de este pulmón del planeta. La deforestación salvaje que sufre la selva amazónica unida a las emisiones de Co2 de los países más industrializados es la causa principal de la inestabilidad climática generalizada.

Los padecimientos de nuestros migrantes, en especial en EEUU y la Unión Europea, es una cuestión de máxima relevancia tanto para el Parlamento Centroamericano como para la Conferencia Eurocentroamericana. Exigimos un trato digno a los migrantes y saludamos los esfuerzos de España en la Unión Europea así como desde la nueva Presidencia de EEUU para revisar las presentes políticas migratorias que aun no reconocen los aportes que los migrantes realizan a los países receptores.

La nueva administración demócrata en la Casa Blanca ha defendido establecer una relación «de igual a igual» con América Latina. La Cumbre Iberoamericana de Andorra seria un excelente foro para enviar un mensaje común a Washington ofreciendo un acuerdo global en migración, cambio climático y combate contra el narcotráfico. Una alianza  entre EEUU e Iberoamérica para la recuperación económica y social así como la preservación de nuestros sistemas democráticos tras la pandemia de Covid19. Una coalición entre iguales donde España puede desarrollar – como ya ejerce en la UE – un papel de facilitador e inspirador de un nuevo enfoque desde la Casa Blanca hacia el subcontinente.

El Presidente Pedro Sánchez ha forjado un liderazgo de España en la Comunidad Iberoamericana de Naciones con sus políticas progresistas en salud, educación, migración  y cooperación al desarrollo. Ha recuperado la interlocución con nuestros países tras casi una década de ausencia en la región en la que otros actores – la Federación Rusa y China en particular – han logrado una fructífera presencia política y económica.

Sus viajes a México, Guatemala, Cuba, Republica Dominicana, Costa Rica, Colombia, Bolivia, Chile y Argentina demuestran con hechos la firme voluntad de España de recuperar el papel de puente con la UE.

El creciente peso de España en la escena internacional – la 13ª economía del planeta – esta sin duda ligado a esta apuesta del Presidente Pedro Sánchez por posicionar a España como una potencia global a favor del multilateralismo y la cooperación. Desde Iberoamérica – así como otras regiones del globo – varios países e instituciones hemos transmitido a la Secretaria General de Naciones Unidas la conveniencia de incorporar a España, eje principal de una comunidad de naciones con cerca de 700 millones de personas, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre