El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha condenado al magistrado de la Audiencia de Las Palmas Salvador Alba a seis años y medio de prisión por conspirar contra la juez Victoria Rosell y tratar de desacreditarla profesionalmente tras el salto de esta a la política en 2015 de la mano de Podemos, bajo cuyas siglas llegó a ser diputada durante cuatro meses en 2016. En la sentencia, notificada este martes a las partes, el tribunal condena a Alba por prevaricación, cohecho y falsedad en documento público, según ha informado la propia Rosell en un mensaje en su red social Twitter, a quien la sentencia le concede una indemnización a cargo del condenado, por importe de 60.000 euros en concepto de daños morales.

Es precisamente esa indemnización de daños y perjuicios la que podría provocar la nulidad de todo el juicio, incluso de las diligencias practicadas durante la fase de instrucción, al no haber sido emplazado como responsable civil subsidiario el Ministerio de Justicia.

Efectivamente, al magistrado Salvador Alba, no se le aplicó durante la tramitación del procedimiento (que ha acabado condenándole al pago de una indemnización) el artículo 121 del Código Penal, que establece que «si se exigiera en el proceso penal la responsabilidad civil de la autoridad, agentes y contratados de la misma o funcionarios públicos, la pretensión deberá dirigirse simultáneamente contra la Administración o ente público presuntamente responsable civil subsidiario».

Se da la circunstancia además de que en fecha 21 de abril de 2015, se suprimió el artículo 297 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que era el que establecía entonces la responsabilidad civil directa de los jueces y magistrados por los daños y perjuicios causados en el ejercicio de sus funciones, que al día de hoy ha desaparecido tal y como recuerda la actual redacción del artículo 296, que de los dos es el único vigente.

Este art. 296 es el que precisamente invocó el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) para conceder la inmunidad a Pablo Llarena, ante la demanda presentada en Bruselas por Carles Puigdemont. Y que en el juicio seguido ahora contra el magistrado Salvador Alba, podría ser el motivo de su nulidad.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

5 Comentarios

  1. No entiendo de leyes pero si entiendo de tomaduras de pelo. Con el daño que, este individuo ha hecho, que no se le condene me parece una aberración más, togada.Se meten en la cárcel a gente horada, por defender el mandato de su Pueblo. Se mete en la cárcel a jóvenes por ser vascos y, los togados fallan cuando, digamos que ven las faldas de otro togado. La señora, vilmente atacada y maleada su carrera, se queda con la «justicia» de sus excompañeros. Posiblemente, ahora se dará cuenta del que, hablamos, nosotros los ciudadanos.

  2. Victoria rusel diputada de unidas podemos te felicito nada mejor dicho por la victoria de esas falsedades y calumnias durante años nose como as podido soportar tanta mentira y nada menos que de un compañero y todo por ser militante de un partido político. Pero yo te doy las gracias por estar en la política y quiere cambiar las cosas de este pais te evisto en un mitin y heres un CRAk y hasta que Pablo iglesias no deje Galapagar y se balla a vivir a la MONCLOA no cambiarán las cosas en esta ESPAÑA seguiremos teniendo más de lo mismo

  3. Eso no es motivo de nulidad si la perjudicada no exige que el Estado sea RC subsidiario. El juez mafioso bien condenado está y si condenamos a todos los prevaricadores de la judicatura nos quedamos con un 20 por ciento del total. Que es lo que hace falta. Justicia contra intocables.

  4. La existencia de personas como María Victoria Rosell Aguilar nos alimenta la esperanza de que al menos algo puede cambiar en este corrupto sistema.¡Gracias Victoria!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + 10 =