El jueves el Eurogrupo elige un nuevo presidente para tomar las riendas de una institución que ha pasado de ser el gobierno económico de facto de la eurozona y gestor de los rescates durante la crisis financiera, a foro de debate sobre qué hacer para evitar que el euro vuelva a estar al borde del abismo. Ahí, la ministra de Economía de España, Calviño, se la juega frente a los candidatos de Irlanda y Luxemburgo.

El Eurogrupo elige dentro de tres días un nuevo presidente en plena crisis del coronavirus y con la reforma fiscal en el horizonte entre rivales candidatos

Ante una pandemia que ha afectado a toda la Unión Europea y con un plan de recuperación diseñado para los 27, el elegido podría acabar ejerciendo de moderador entre los ministros de Economía y Finanzas de los Diecinueve más que de piloto de la reconstrucción económica.

Aspirantes

Al puesto aspiran la vicepresidenta y ministra española de Asuntos Económicos,, Nadia Calviño, y los ministros de Finanzas luxemburgués, Pierre Gramegna, e irlandés, Paschal Donohoe.

No es casual que los rivales de España sean justamente Luxemburgo e Irlanda, férreos partidarios de un régimen fiscal distinto al que defiende la española. Impuestos como la tasa Google o la tasa Tobin, que gana peso en la UE, han llevado a Dublín y al Gran Ducado a dar la batalla.

Por tanto, la batalla de nombres, para la que Calviño cuenta con el apoyo de Alemania, los países socialdemócratas, Italia y Portugal, no es solo eso. De fondo está la batalla fiscal.

Desde que empezó a reunirse el Eurogrupo en 1998, este foro informal ha ido ganando en importancia, en particular a raíz de la crisis financiera de 2008 que lo convirtió en el centro de las decisiones sobre los rescates a Grecia, Portugal, Irlanda, Chipre y la banca española.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorEl Estado cree que la compra del Pazo de Meirás fue fraudulenta
Artículo siguienteEl exceso de velocidad es la segunda causa de muerte en carretera
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. Felipe Glez lleva una semana larga en silencio, después del ‘recado’ que le manda el presidente Sánchez, por medio de su bufón, que amagó con una investigación al jefe del GAL.
    Entre locuacidad y mutis, una convocatoria del Consejo de Seguridad Nacional, presidido por la ‘autoridad militar competente’, como colofón del Estado de Alarma. Se ha declarado una tregua, en la lucha encarnizada sobre la forma de gobierno: o coalición o concentración, o?
    Desde antes de la formación del actual ejecutivo, Glez intriga, contra el presidente del gobierno; su planteamiento: tienen que entenderse socialistas y conservadores

    Para llevarlo a cabo, Glez dispondría de un póker de sotas instalado en el gobierno; a saber:
    No pasó desapercibido que la rebeldía está encabezada por una superjuez que, si no propició, al menos habría contemplado complacida, la revuelta en una de las patas del ministerio de interior. A modo de cabecilla, sin llegar a postularse públicamente, se dejaría querer como alternativa a Sánchez, para ser aupada en su caso a la presidencia con apoyo derechista, incluido la parte ultra. Una nueva puyita sería su ausencia en el último acto de toma de posesión del jefe de estado mayor de la guardia civil en interior.
    Las otras tres, serían probablemente:
    Una, más conocida como ‘bacigalupa’, con quién el monigote de Sánchez se las tuvo tiesas a propósito del supuesto ‘gabinete de reconstrucción’, donde vice 4ª dejó fuera al socio de gobierno de su señorito.
    Luego está la que llegó en el AVE de Sevilla para quedarse, con artilugios y abalorios de trilera en la maleta.
    Y también, mas no menos importante, esa pieza de porcelana a juego con el ‘jarrón chino’ , que como tropiece se nos rompe Y SE VA; presume de alta funcionaria europea y no deja de ser la hija de su padre, maestro de ceremonias en la televisión felipista.
    Esta última, de momento, pese a su ‘nadiedad’, es quien está llamada a jugar un papel decisivo en los acontecimientos que se desarrollan entre bambalinas.

    Hete aquí que, para apartar del mando sobre la tropa a la susodicha cabecilla, al presidente y su consejo aúlico se les ocurriera promover a la titular de exteriores para dirigir la OMC; así dejaría libre un puesto para ser okupado ‘sin desdoro’ por aquélla, que ya estuvo en funciones durante el gobierno anterior, cuando se mandó a ‘borrel-cuidado-con-él’ a los confines de la Unión Europea.

    Pues bien, para contrarrestar el supuesto plan, la jugada de póker de Glez tiene una carta en la manga; que pasaría por colocar a la muñeca de porcelana al frente del Eurogrupo, de manera que, en caso de tener éxito, se cae la candidatura de la ministra exterior y los anhelos del presidente.

    Habrá que permanecer atentos al desarrollo de este duelo, discreto mientras siga la tregua ..
    .. aunque, sin descartar que haya RE-POKER

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre