martes, 31enero, 2023
7.8 C
Seville

El informe State of Finance for Nature concluye que la naturaleza sigue estando insuficientemente financiada

Los objetivos relacionados con el clima, la biodiversidad y la degradación de la tierra estarán fuera de alcance a menos que las inversiones en soluciones basadas en la naturaleza aumenten rápidamente hasta los 384.000 millones de USD al año para 2025, más del doble de los 154.000 millones actuales

Juan Carlos Ruiz
Juan Carlos Ruiz
Periodista y Licenciado en Ciencias de la Información
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Si queremos limitar el calentamiento global por debajo de 1,5 °C, detener la pérdida de biodiversidad, lograr la neutralidad en la degradación de la tierra y cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se requieren medidas drásticas y urgentes en la reducción de emisiones, la conservación de la naturaleza y el consumo y la producción sostenibles. Las soluciones basadas en la naturaleza (NbS) brindan la oportunidad de abordar una variedad de desafíos de manera integrada. Sin embargo, los flujos de financiación para NbS actualmente son solo de 154.000 millones USD/año, lo que representa menos de la mitad de los 384.000 millones USD/año de inversión en NbS necesarios para 2025 y solo un tercio de la inversión necesaria para 2030 (484.000 millones USD/año).

“La ciencia es innegable. A medida que hacemos la transición a emisiones netas cero para 2050, también debemos reorientar toda la actividad humana para aliviar la presión sobre el mundo natural del que todos dependemos”, explica Inger Anderson, Directora Ejecutiva del PNUMA. “Esto requiere que los gobiernos, las empresas y las finanzas aumenten masivamente las inversiones en soluciones basadas en la naturaleza porque las inversiones en la naturaleza son inversiones para asegurar el futuro de las generaciones venideras”.

A una semana de la Cumbre de la Biodiversidad de la ONU

El informe llega una semana antes de que los gobiernos de todo el mundo se reúnan para la Conferencia de la Biodiversidad de la ONU (COP 15) en Montreal, Canadá, donde se espera que se adopte un acuerdo para detener y revertir la pérdida de la naturaleza para 2030. Entre los temas clave que discutirán figuran la movilización de recursos para la implementación del Marco Global de Biodiversidad Post-2020 y las inversiones en SbN. El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), junto con sus socios, ha instado a los gobiernos a proporcionar un acuerdo que establezca un mandato claro para que los países requieran que el sector financiero alinee sus actividades con objetivos positivos para la naturaleza.

El cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación de la tierra se abordan con acciones inmediatas que requieren que las inversiones globales actuales aumenten en 230.000 millones USD/año hasta 2025. Actualmente, los gobiernos proporcionan el 83% de los flujos de financiamiento de SbN, pero es poco probable que aumenten drásticamente estos flujos debido a desafíos fiscales vinculados al conflicto, la deuda y la pobreza. Por lo tanto, el sector privado debe aumentar significativamente la inversión desde los niveles actuales de 26 mil millones USD/año (17%). Para hacerlo, debe incrementar las inversiones en cadenas de suministro sostenibles, reducir las actividades con impacto negativo en el clima y la biodiversidad y compensar los impactos inevitables a través de mercados naturales de alta integridad, pagar por los servicios ecosistémicos que utiliza e invertir en actividades positivas para la naturaleza.

El análisis del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Iniciativa Económica de la Degradación de la Tierra (ELD) financiada por BMZ con el apoyo de Vivid Economics by McKinsey determina que limitar el calentamiento global a 1,5 °C, en lugar de 2 °C, solo se puede lograr si se toman medidas inmediatas y con inversiones acumuladas adicionales de 1,5 billones de USD hasta un total de 11 billones de USD entre 2022 y 2050, en comparación con el objetivo de 2C, con una inversión acumulada total requerida de USD 9,5 billones. Esta inversión adicional se centrará en la agricultura sostenible y la restauración de turberas. La eliminación gradual del carbón y la descarbonización de los sistemas energéticos no serán suficientes sin inversiones masivas adicionales en soluciones basadas en la naturaleza. Esto sintoniza con los hallazgos del Informe de brecha de emisiones de 2022.

Jochen Flasbarth, Secretario de Estado del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), comenta que “si bien el mundo está soportando múltiples crisis, este informe proporciona claridad: muestra que, al aumentar significativamente las inversiones públicas y privadas en soluciones basadas en la naturaleza , es posible abordar el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación de la tierra y, al mismo tiempo, aprovechar muchos beneficios sociales y económicos. Necesitamos actuar ahora.»

Esta versión actualizada del informe se ha ampliado a los ecosistemas marinos, concluyendo que una pequeña parte, el 9 %, de las inversiones totales en SbN están dirigidas a soluciones marinas. De manera desproporcionada, el océano representa más del 70% de la superficie de la Tierra y absorbe alrededor del 25 % de todas las emisiones de CO2, lo que lo convierte en uno de los sumideros de carbono más grandes del mundo y, al mismo tiempo, proporciona el 17 % de las proteínas del planeta.  

Adiós a los días del cortoplacismo

Como advierte el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la «hora más oscura» en 2023 para el crecimiento global, este informe es un recordatorio de que muchos esfuerzos a corto plazo para impulsar el Producto Interno Bruto (PIB) por parte de los gobiernos, sin prestar atención al hecho de que la naturaleza sustenta muchas economías, impondrá mayores costos para las generaciones presentes y futuras en los próximos años.

Las soluciones a los desafíos sociales deberán centrarse en la transición de la actividad económica hacia prácticas que aborden los principales impulsores de la pérdida de biodiversidad, la degradación de la tierra y el cambio climático. Si bien la protección del 30% de la tierra y el océano para 2030 prometida por los países del G7 es importante, para la cual se estima que la brecha financiera será de 17.000 a 22.000 millones USD/año para 2030, este informe proporciona evidencia de que es necesario que fluya más financiamiento hacia la restauración de la vegetación natural y la forestación.

Financiación pública

Los flujos negativos de financiación pública, que son de 3 a 7 veces mayores que las inversiones actuales en NbS, deben reutilizarse y colocar la naturaleza en el centro de la política económica, los negocios y la toma de decisiones de inversión. Los subsidios dañinos son más altos en el sector de la energía, estimado en un rango de 340 a 530 mil millones USD/año y en el sector agrícola, estimado en alrededor de 500 mil millones USD/año.

La ciencia nunca ha sido más clara. En un momento en que los impactos del cambio climático se manifiestan a través de incendios forestales, sequías e inundaciones sin precedentes, las SbN ayudan a amortiguar estos impactos y reducen el costo de responder a estos desastres inducidos por el clima. La naturaleza es el imperativo de inversión más sólido para desarrollar la resiliencia económica y el bienestar humano. Es una llamada de atención para duplicar la financiación de la naturaleza desde ahora hasta 2025.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído