Las desconfianzas ante los posibles acuerdos con el PSC han puesto fin por escrito. Los partidos catalanes independentistas JxCAT, ERC, CUP y PDeCat además de Primàries Catalunya firmaron ayer un documento en el que se comprometen «sea cual sea la correlación de fuerzas surgida de las urnas» a no pactar con el PSC.

La iniciativa proviene de «Catalanas X la Independencia», y recuerda a la que se llevó a cabo con el Pacto de Tinell en 2003, aunque evidentemente esta vez hay grandes cambios.

El Pacto de Tinell se firmó entre el PSC, ERC y ICV-EUiA y dio como resultado el gobierno del tripartito, con Pasqual Maragall como president. En aquellas elecciones CiU obtuvo 46 escaños, el PSC 42, Erc 23 y 9 ICV-EUiA. El PP obtuvo 15.

En un primer momento ERC propuso un gobierno de concentración de todas las formaciones, salvo el PP. No salió adelante, y en aquella situación había que elegir entre gobernar con independentistas o gobernar con fuerzas de izquierda.

Sin embargo, Salvador Illa (PSC) se ha referido a este acuerdo comparándolo como la «foto de Colón del independentismo». No guarda buen recuerdo del Pacto de Tinell. Y por su parte, también hace su particular «cordón sanitario al independentismo», remarcando una vez más que no contaría con ninguna fuerza independentista en caso de ganar las elecciones.

El pacto de bloqueo al PSC desde el independentismo no ha sido el único que se ha firmado esta semana en Cataluña. Los Comunes y la CUP también han firmado uno mediante el cual se comprometen a no llegar a ningún tipo de alianza con VOX.

Según Pablo Iglesias, el pacto para blindarse frente al PSC «puede quedar en papel mojado» después del 14F. Le ha sorprendido a Iglesias que los de ERC hayan dicho tan abiertamente que estarían dispuestos a gobernar con Borrás, un pequeño dardo lanzado a la manzana de la discordia.

Borrás, por su parte, considera que después del 14F se verá quién cumple y quién no el pacto.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre