Zona de la Guaza, donde se han encontrado los tres fallecidos

Apenas unas horas han pasado desde que se conocía la noticia, cuando el autor confeso de los asesinatos se ha entregado a la Guardia Civil. El joven que ha confesado, era el hijo de 23 años, adoptivo, de la familia que ha amanecido asesinada en la localidad de Arona, en Tenerife. Fue el propio joven el que dio el aviso de a la Guardia Civil, asegurando en un primer momento que había encontrado muertos a los miembros de su familia.

Pero se ha derrumbado ante el interrogatorio de los agentes, y ha confesado el triple crimen. El joven acababa de volver de la Península tras pasar un tiempo en un centro de desintoxicación. El subdelegado de Gobierno asignado al caso, Guillermo Díaz Guerra ha contado que, una vez en la zona, los agentes de la Guardia Civil encontraron al joven en «gran estado de nerviosismo» y comenzaron la inspección ocular en el entorno e interior de la vivienda, trasladando finalmente a esta persona a dependencias del instituto armado para proceder a tomarle declaración.

Los tres miembros de la familia fallecidos eran de nacionalidad española. Dos de ellos, los padres adoptivos del joven, y el tercero el abuelo. La mujer era profesora del colegio del barrio de Los Cristianos, mientras que su marido, de origen palmero, trabajaba en una platanera. Los cuerpos se encuentran en el Instituto Anatómico Forense, donde se les practicará la autopsia para determinar las causas de la muerte.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre