Luis Planas ha valorado con satisfacción el texto de consenso del acuerdo sobre la Política Agrícola Común (PAC), alcanzado en el transcurso del Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca, que se inició el pasado lunes, día 19, y que ha finalizado cerca de las 5 de la madrugada en Luxemburgo, tras más de 5 años de negociaciones. Se corresponde “exactamente con lo que España había pedido”.

Tras más de dos años y medio de negociaciones y cinco presidencias, el ministro ha valorado el trabajo de la presidencia alemana de este semestre para lograr esta posición de consenso de los Estados miembros y que concita los intereses defendidos por España.

El ministro ha remarcado que la próxima PAC se aplicará el 1 de enero de 2023. Habrá un periodo transitorio, 2021 y 2022, durante el cual agricultores y ganaderos seguirán percibiendo las ayudas conforme al nuevo presupuesto, 47.274 millones de euros, si bien con las reglas de la anterior PAC.

Esta PAC -la más medioambiental de las últimas reformas y adecuada a los tiempos y demandas de la ciudadanía- destinará el 40 % de su presupuesto a objetivos medioambientales, pero también refuerza el papel de agricultores y ganaderos, para asegurar su rentabilidad.

En este sentido, el ministro ha asegurado que la clave de este acuerdo es el equilibrio entre la sostenibilidad de agricultores y ganaderos, a través de la ayuda básica a la renta, y la nueva arquitectura verde de la PAC, que se promoverá con los llamados eco esquemas -ayudas complementarias para cumplir con prácticas beneficiosas para el medioambiente-.

UGT espera que el acuerdo de la UE para la PAC beneficie a la agricultura y ganadería familiar

El largo proceso de reforma de la PAC ha dado esta madrugada un paso importante. Los ministros de Agricultura de la Unión Europea han alcanzado un acuerdo político que marca la posición de los Estados miembros sobre la política que regula la actividad agrícola y ganadera en todo el continente.

“Lo que vamos conociendo del acuerdo no nos suena mal”, confiesan desde UPA. “Ya solo el hecho de que haya acuerdo es positivo, en estos tiempos de enormes incertidumbres”.

Un acuerdo que llega después de la aprobación del presupuesto para la PAC, un presupuesto que se mantiene en cifras similares al anterior periodo 2014-2020.

El acuerdo determina que el 60% de los pagos directos se destinen a apoyar la renta de los agricultores y ganaderos y un 20% se dedicará a los nuevos “eco esquemas”, que premiarán las prácticas más beneficiosas para el medio ambiente y cuya concreción se hará ya dentro de cada Estado miembro.

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos lucha desde hace años para conseguir una PAC más justa y social, que destine más ayudas a quienes más lo necesitan, a los más sostenibles, que más empleo generen y cuyas prácticas sean más beneficiosas para el medio ambiente y el territorio: “ese modelo es el de la agricultura y ganadería familiar”.

El acuerdo alcanzado hoy establece un periodo de dos años para adaptarse a las nuevas exigencias, algo “muy necesario” para UPA. También establece medidas para jóvenes productores y para pequeños agricultores y ganaderos.

Los primeros podrán beneficiarse de una contribución de hasta 100.000 euros para iniciar su actividad, mientras que los segundos se beneficiarán de una mayor simplificación burocrática y de una exención de los recortes en los pagos directos para la reserva anticrisis.

Estabilidad de las rentas de los agricultores y ganaderos

Un 60 % de las ayudas directas van a la ayuda básica a la renta. El ministro ha incidido en que podremos garantizar la estabilidad de las rentas de los agricultores al nivel que habíamos previsto, de acuerdo con el análisis de necesidades elaborado por el ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en colaboración con las autonomías y las organizaciones agrarias y medioambientales.

Además, garantizamos certidumbre para agricultores y ganaderos hasta 2027. Esta ayuda pasará a integrar los elementos del pago verde actual, configurando el modelo de condicionalidad reforzada, de manera que agricultores y ganaderos recibirán la ayuda básica a la renta, cumpliendo estrictos requisitos y buenas prácticas en materia de clima y medio ambiente.

El 20 % de las ayudas directas se destinará a los eco esquemas, que se aplicarán en 2023, con la entrada en vigor de la nueva PAC. En los dos primeros años de aprendizaje, los fondos que no se utilicen podrán destinarse a otras intervenciones. Habrá la flexibilidad necesaria para que los Estados diseñen sus propios eco esquemas en función de sus necesidades.

Esta PAC cuenta con una financiación suficiente para responder a todos los grandes retos que se plantean. Es cuestión de cumplir unos objetivos y con lo aprobado hoy, se pueden cumplir esos objetivos ambientales, también los de reducción de emisiones y aquellos que nos conducirán a una economía descarbonizada en la Unión Europea en el 2050, según el ministro. «El sector primario sin duda contribuye a estos cumplimientos, que están en línea con los acuerdos de París y los objetivos del Pacto Verde de la UE.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre