Plácido Domingo no actuará en el Teatro de la Zarzuela por decisión del Ministerio de Cultura del Gobierno de España que se solidariza así con las mujeres acosadas por parte del tenor.

Se acabó el mito en el que la carrera profesional como tenor de Plácido Domingo pasaría a la historia de la lírica. La denuncia de mujeres del espectáculo que ha trabajado con él, el reconocimiento del propio tenor de los hechos el martes y minutos antes de que se confirmaran los hechos por parte del Sindicato de la Ópera de EEUU.

“El Inaem y el ministerio de Cultura y Deporte manifiestan su firme apoyo a las mujeres y el rechazo a todo tipo de acoso, comportamiento abusivo o expresión de dominación”, añade el comunicado.

La cancelación afecta a las funciones de Luisa Fernanda, previstas para el próximo 14 y 15 de mayo. El Instituto Nacional de las Artes y de la Música, del que depende el Teatro de la Zarzuela, afirma que las funciones tendrán lugar igualmente, aunque sin la participación del tenor. 

Investigación

El sindicato estadounidense que representa a los artistas de ópera concluyó en una investigación que el tenor  acosó sexualmente a 27 mujeres cuando ocupaba la dirección de la Ópera Nacional de Washington y la de Los Ángeles.

Plácido Domingo pidió este martes a las mujeres que le acusaron de acoso sexual por “el dolor” que les causó y ha asegurado que acepta “toda la responsabilidad” por las acciones denunciadas en los últimos meses.

En un comunicado, Domingo mostró su respeto por sus compañeras de profesión que, en agosto de 2019, “se sintieron lo suficientemente cómodas para hablar” de lo ocurrido.

“Entiendo ahora que alguna de esas mujeres pudieran tener miedo para expresarse honestamente porque les preocupaba que sus carreras se vieran afectadas”, ha reconocido el cantante en ese comunicado hecho público este martes.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorDesatar para devolver la dignidad
Artículo siguienteLa Iglesia Católica, ente desestabilizador nacional
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre