La portavoz, María Jesús Montero, hoy en Consejo de Ministros.

La ministra portavoz y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, comparecen tras la celebración del Consejo de Ministros Extraordinario celebrado este viernes para informar sobre la decisión del Gobierno de apostar por rescatar de la crisis a pymes y autónomos con 7.000 millones en ayudas directas. Además, habrá otros 4.000 millones en otras iniciativas con el mismo objetivo.

Montero anuncia el plan de ayudas a través del real decreto por 11.000 millones de euros para el tejido productivo para paliar los efectos de la pandemia: «Nunca antes se había hecho un esfuerzo de esta magnitud dirigido al conjunto de empresas, de trabajadores«, afirma. Según confirma, las comunidades autónomas en 2020 y 2021 a pesar de la crisis, han recibido la mayor financiación de su historia, «al Gobierno le ha importado mucho no solo la creación de empleo sino también que todos lo ciudadanos tuvieran esa garantía respecto a la prestación de servicios», declara en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros Extraordinario.

Dos fondos más

La ministra Nadia Calviño explica que demás de los 7.000 millones en ayudas directas, hay un segundo fondo, dotado con 3.000 millones, destinado a la reestructuración de los más de 120.400 millones de créditos avalados hasta la fecha por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), en un 98% a pymes y autónomos.

El tercer y último fondo que compone el paquete, por importe de 1.000 millones, se dedica a la recapitalización de empresas medianas mediante la empresa pública Cofides, una medida que va en línea con el fondo implementado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) de 10.000 millones de euros para grandes empresas.

La vicepresidenta económica explica que «este paquete trata de anticiparnos a problemas de solvencia y que se lastre la recuperación debido a las larga duración de las restricciones derivadas de la pandemia.

Según explica, las cifras de trabajadores sujetos a ERTE tras el pico de la tercera ola han comenzado a reducirse en paralelo a la desescalada de las medidas de contención. Las últimas cifras apuntan a una reducción de 136.000 trabajadores».

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre