Foto: Twitter @RealBetisFem

El machismo sigue instaurado en el fútbol, a pesar de la incesante lucha de sus jugadoras por conseguir unas condiciones que dignifiquen su profesión, muy alejadas de las que disfrutan sus compañeros futbolistas hombres. Lejos de conseguir el esperado convenio colectivo interprofesional, el fútbol femenino vuelve a estar bajo amenaza de huelga debido a la falta de entendimiento entre las partes.

Ayer se conocía la denuncia del Crevillente Femenino CF por insultos machistas y menosprecios del árbitro hacia las jugadoras durante el encuentro del pasado fin de semana contra el SPA Alicante C. En una nota púbica en sus redes sociales, el club afirmaba que el colegiado llamó a sus jugadoras “nenazas” y que seguidamente las menospreció con frases del tipo: “que se termine ya esta mierda de partido”, “dais vergüenza” o “las mujeres no tendríais que jugar a esto”. En su defensa, el árbitro del encuentro ha negado ante el comité de árbitros de la Federación de Futbol de la Comunidad Valenciana (FFCV) las acusaciones de haber realizado insultos machistas a las jugadoras del equipo, ha informado EFE.

Por su parte, el entrenador del equipo, José Antonio Candela, suscribió todo lo referente al comunicado emitido por la entidad y declaró a la agencia que “no podemos consentir este tipo de comportamientos”. Además, el Crevillente Femenino ha solicitado una disculpa por parte del árbitro y ha pedido a la FFCV que “tome medidas para alejar este tipo de actitudes y comportamientos machistas de los campos”.

Así como la violencia machista es un problema estructural, el machismo en el fútbol femenino tampoco es un caso aislado, y en los últimos meses hemos visto como numerosas jugadoras del fútbol nacional se han plantado frente a las federaciones para exigir un salario y unas condiciones dignas, en muchos casos, sin contar el apoyo las secciones masculinas de sus clubs. Además, durante años, hemos asistido a declaraciones y reacciones machistas que menosprecian a la mujer en el fútbol y en el deporte, que una usuaria de Twitter se ha tomado la molestia de recoger en la siguiente lista

Algunas muy sonadas como las declaraciones de Enrique Cerezo y su “no hablo de dinero y menos con mujeres”, pasando por los gritos machistas hacia una árbitra preguntándole que “de dónde eres, guapa” y que le iban a “cortar la coleta” en un partido de Cadete de Honor Femenino en Gipuzkoa, hasta la lamentable contestación de Muntari, jugador del Deportivo, a una periodista a la que le dijo que “no te voy a contestar mal porque eres una mujer”, sin dejar atrás la desafortunada pancarta de la hinchada del Espanyol con “Shakira es de todos”.

Estos son solo algunas de las situaciones aberrantes a las que se enfrentan las mujeres profesionales del fútbol, que únicamente quieren desarrollar su trabajo y su pasión con dignidad, reconocimiento, y que no se las ningunee por el simple hecho de haber nacido mujer.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre