Los gobiernos tienen que elegir entre salvar la economía o salvar vidas. Foto: Flickr.

Para los que creen en Dios y para los que no. En la tierra existe un poder superior inquieto, impredecible y hambriento al que denominamos capitalismo. La población de la tierra entrega sus sacrificios y el todopoderoso premia con puestos de trabajo y salud financiera. Existe también una religión única que, además de predicar, sirve para mover y cuidar los engranajes de esta enorme iglesia que llamamos sistema: la economía. En españa podemos presumir de tener un buen plantel de economistas, ya que cada año se registran en este ámbito el mayor número de profesionales licenciados. El informe “Nuestros Economistas Opinan” recoge los resultados de la quinta encuesta semestral del Colegio de Economistas de Madrid (CEMAD), con el fin de valorar cómo perciben la situación económica de España los economistas de cada una de las provincias que forman parte de este órgano académico: Ávila, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Madrid, Salamanca, Segovia, Soria y Toledo. Con la llegada de  la Covid-19 aparece por primera vez el factor sanitario situado como uno de los factores de mayor preocupación.

Las mayores preocupaciones

En la encuesta  el 73% de los economistas sitúa como principal preocupación el paro. Problema que afecta ya y que se teme que afecte aún en mayor medida a medio y largo plazo. En segundo lugar aparece un nuevo factor que la pandemia ha situado como prioritario en la preocupación de los economistas, ya que con el 64% los medios sanitarios se colocan en el segundo puesto de las preocupaciones de los encuestados. Le siguen la inestabilidad política con un 53%, la contaminación con el 34%, la elevada fiscalidad con el 29%, las infraestructuras y el elevado precio de la energía  vienen después con un 25%, la educación con el 12%, la vivienda y la inseguridad ciudadana con el 4% en ambos casos, y las prestaciones sociales cierran la tabla con el 3%.

Teletrabajo

El teletrabajo supone una modalidad que parece haber llegado para quedarse. Un 53% de los profesionales encuestados aseguran que realizan más de la mitad de su trabajo desde casa y contemplan que la cifra de personas que desarrollan el 50% del trabajo desde casa pueda subir hasta un 73%.

Sostenibilidad

Consecuentemente con colocar como tercera preocupación a la contaminación, los economistas madrileños manifiestan predilección por el uso  transporte público, que se posiciona como primera medida para mitigar el impacto climático; como segunda está la opción de limitar la entrada a los vehículos más contaminantes; como tercera: establecer un sistema de pago o peaje para los vehículos privados; como cuarta: circulaciones reducidas en función de las matrículas; y como quinta: prohibir el acceso de vehículos privados al centro.

Hablan los expertos

En estos momentos del “aquí y ahora” parece que una ciencia que trabaja con planes de previsión y futuro no encaje demasiado bien.

“Los economistas sabemos que el mundo financiero se ve muy afectado por la inestabilidad”, explica en rueda de prensa a la que asiste Diario 16 la decana y presidenta de CEMAD, Amelia Pérez Zabaleta. La crispación política y la falta de medidas concretas se presentan como un torpedo en la línea de flotación de la estabilidad financiera: “La no presentación o disposición de unos presupuestos generales del Estado, que se precisan, y la inestabilidad e incertidumbre que se plantea en cuanto a los temas sanitarios, no cabe duda de que influyen de forma decisiva en el comportamiento financiero” indica la decana. Y no parece haber ni mucho más ni  mucho menos en el horizonte: “para la recuperación hay que incidir en dos aspectos fundamentales: por un lado, apostar por el sector público en cuanto a destinar fondos financieros para la reconstrucción de la economía; y, por otro, conseguir crear un clima de certidumbre sanitaria y de estabilidad económica”, sentencia Pérez Zabaleta.

En manos de Europa

Ahora el foco está puesto en unas ayudas europeas que se esperan como agua de mayo: “Lo primero es disponer de los fondos europeos para la reconstrucción por medio de los Presupuestos Generales del Estado; y, lo segundo, que se sienten las bases de una política industrial de promoción de los sectores productivos”, Explica la presidenta de CEMAD.

La educación es clave

Otro de los aspectos que se contemplan como prioritarios desde el ámbito de los economistas es la preparación de la población para poder afrontar retos como el desarrollo tecnológico: “Estamos viendo que las personas necesitan, cada vez más, formarse, reciclarse y tener una formación permanente a lo largo de la vida que les permita adaptarse a los nuevos tiempos”, explica la decana. Y por lo visto la sociedad española tiene claro a lo que nos enfrentamos en un futuro y cuál será la mejor manera de afrontarlo. “Las universidades españolas están experimentando un incremento en el número de estudiantes y en el número de créditos matriculados lo cual significa que los españoles están volcados con el tema de la educación”, continúa Pérez Zabaleta. Que tiene claro que la inversión para poder competir es indispensable: “el sector público tiene que incrementar de forma decidida el gasto en educación para que podamos estar en la línea de otros países más avanzados”. Nuestro Dios capitalista debe de estar enfadado, ya que parece que las autoridades de la mayoría de países están pensando más en la salud que en la economía. Menos mal que parece que hay muchos no creyentes que entienden que, en este momento, dar de comer al monstruo que se ha convertido en nuestro dios es secundario.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre