El pasado 4 de diciembre, el que fuera ministro de Industria, José Manuel Soria, declaró ante el juez que Iberdrola había inflado el precio de la luz en el año 2013 llevando a cabo recortes intencionados en la producción hidráulica de sus embalses.

La noticia, que ha sido publciada por Vozpopuli, tiene que ver con la comparecencia ante el juez del ex ministro en el proceso judicial abierto para investigar una presunta manipulación del mercado eléctrico.

Según la declaración de Soria, Iberdrola habría cortado de manera intencionada la producción hidráulica de sus emblases en las semanas previas a la subasta que se iba a producir el 19 de diciembre del año 2013. Ya entonces, la CNMC evidenció que los embalses se habían cerrado de manera artificial, y esto tuvo como consecuencia directa un aumento del precio de la luz, que se cargó al bolsillo de los clientes.

Aquella subasta fue suspendida por el Gobierno de Rajoy y se abrió una investigación para conocer qué había sucedido.

Competencia abrió una investigación y corroboró que Iberdrola había producido menos energía que la programada, manipulando así el mercado de manera intencionada.

Ya en 2015 la CNMC impuso una sanción de 25 millones de euros a Iberdrola Generación, al considerar que la manipulación de la compañía fue una conducta «muy grave». El organismo confirmó que la empresa eléctrica había manipulado fraudulentamente el mercado alterando el funcionamiento de las centrales hidráulicas de los ríos Duero, Sil y Tajo entre el 30 de noviembre de 2013 y el 23 de diciembre de 2013. Fue por ello que, ante las sospechas de manipulación, la subasta del 19 de diciembre de ese año fue suspendida y el Gobierno cambió el sistema de fijación de precios para evitar las subidas descontroladas.

¿En qué consistía la manipulación? Básicamente en reducir la oferta ante una necesaria demanda. Iberdrola redujo su volumen despachado desde los 51GWh del día 29 de noviembre hasta cantidades inferiores, llegando incluso a los 20Gwh.

Fue en 2020 cuando el juez de la Audiencia Nacional, Isamel Moreno, reactivó la investigación a Iberdrola para conocer en profundidad lo sucedido y dilucidar si los hechos pudieran ser constitutivos de delito. Precisamente en el marco de esta operación de investigación desde la Audiencia Nacional ha comparecido como testigo el ex ministro Soria.

El juez inició la investigación solicitando a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que emitieran un informe valorando toda la documentación aportada a la causa y que «no tuvieron en cuenta al hacer su informe inicial».

La asociación de consumidores, FACUA está personada en la causa como acusación particular.

Se estima que la compañía Iberdrola habría obtenido, por esta manipulación, unos beneficios de 21,5 millones de euros, generando un impacto de 105 millones en el periodo comprendido entre el 30 de noviembre y el 23 de diciembre de 2013.

Iberdrola presentó recurso contencioso administrativo contra la Audiencia Nacional, que ha sido suspendido mientras se dilucida si ha podido cometer delito contra el mercado y contra los consumidores.

Iberdrola asegura que el precio subió por circunstancias ajenas a la empresa

La compañia alega que no ha cometido ninguna manipulación y que el precio del mercado subió por circunstancias ajenas a la empresa. Señala a la alta demanda, a producción eólica baja, a indisponibilidad de centrales nucleares, precio elevado del gas…. Alegan que en ese momomento había escasez de agua, llegando a los embalses un 25% de lo que debería haber llegado en ese momento.

El juez ha pedido informes sobre todos estos puntos que señala Iberdrola para contrastar si realmente lo que está diciendo la compañía es cierto.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre