El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón cita como investigados al ex secretario de Estado de Seguridad  Francisco Martinez, el próximo 29 de octubre, y al ex ministro del interior Jorge Fernández Díaz, el 30, por elCaso Kitchen.

Por el momento, quien se libra de la imputación, tal y como pedía la Fiscalía, es la ex ministra y ex secretaria general del PP, Dolores del Cospedal.

Además, el magistrado cita como testigos al exdirector de Comunicación de Interior Juan José esteban y a otras tres personas, el sacerdote Silverio Nieto, confesor de Fernández Díaz, el exdirector de Gabinete de Francisco Martínez, Jorge Sanchís Bordetas, y a Icíar Castro Álvarez.

En su auto, al que ha tenido acceso Diario16, el titular del Juzgado Central de Instrucción 6 indica que no ha lugar a otras diligencias solicitadas por la Fiscalía Anticorrupción, entre ellas la declaración como investigada de la exsecretaria general del PP María Dolores de Cospedal.

Ministro del Interior

El magistrado explica que, en línea con lo solicitado por el fiscal, resulta necesaria, útil y pertinente la comparecencia del que fuera ministro del interior, toda vez que las investigaciones practicadas hasta el momento permiten situar el centro nuclear de la operación en el Ministerio del Interior, “desde donde se habría dirigido y coordinado toda la operativa, presuntamente con la participación directa del ministro y actuando por delegación de éste, al parecer, el secretario de Estado de Seguridad”.

El magistrado añade que así se desprende de los audios registrados a Villarejo, así como de los mensajes transcritos y de la documentación referida en su auto. García Castellón considera especialmente revelador de la importancia de la excúpula del Ministerio en el desarrollo de esta operación, el pago a Sergio Ríos de cantidades mensuales abonadas al parecer con cargo a los fondos reservados procedente de Interior, lo que según el instructor, “evidencia el conocimiento de los hechos por parte de mandos superiores del organismo”. El magistrado añade el hecho de que Ríos, el chófer de la familia Bárcenas, obtuviera una plaza como funcionario de Policía tras superar un proceso de oposición, extremo que requería necesariamente de la participación de cargos con capacidad de influencia suficiente en el Ministerio.

García Castellón entiende que antes de citar de resolver sobre la citación solicitada por la Fiscalía respecto de Cospedal y su marido, Ignacio López del Hierro, se impone, a la vista del avance de la investigación, citar de nuevo a Francisco Martínez que en su primera citación no quiso declarar y que ha manifestado su voluntad de comparecer de nuevo en presencia judicial.  

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre