El elefante de la sabana y el elefante africano de bosque han entrado en la categoría de animales en peligro de extinción debido a la caza furtiva de marfil y a la importante pérdida de su hábitat a causa de las actividades humanas.

Ambos elefantes han sido añadidos este jueves a la «Lista Roja» de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), un documento que incluye a todas las especies en peligro y que es ampliamente utilizado en el medio conservacionista, según la agencia Efe.

El número de elefantes africanos de bosque ha caído en un 86% en 31 años y los de sabana en un 60% en el último medio siglo, según la organización, que ha estimado que quedan 415.000 ejemplares de ambas especies en el planeta.

El primero se considera ahora en «peligro crítico», mientras que el segundo está en la categoría inferior de «peligro», como producto de la primera evaluación que se ha hecho de estas especies por separado.

Los científicos han logrado establecer que los elefantes africanos de bosque habitan en las selvas tropicales de África Central y en África Occidental y no coinciden con la otra especie, que se suele encontrar en los pastizales y desiertos del África Subsahariana.

El elefante de bosque ocupa ahora un cuarto de su territorio histórico y sus poblaciones más grandes se pueden encontrar en Gabón y en la República Democrática del Congo, gracias a los esfuerzos de conservación, que han incluido medidas contra la caza furtiva y la reconversión de sus hábitats.

El Área de Conservación Transfronteriza de Kavango-Zambezi (área de convergencia de cinco países en el sur de Africa) alberga la mayor subpoblación de elefantes de sabana en el continente.

La «Lista Roja» de la UICN incluye 134.425 especies de las que 37.480 están en peligro de extinción

Una especie amenazada

El comercio ilegal de marfil y la destrucción de su hábitat son sus grandes amenazas.

Tanto los elefantes africanos como los asiáticos necesitan una extensa tierra para sobrevivir. La pérdida de sus hábitats (y antiguas rutas migratorias) es resultado de la expansión de los asentamientos humanos, el desarrollo de las plantaciones y la construcción de infraestructura como caminos, canales y tuberías. Esto nos lleva a que, a menudo, entran en conflicto con las personas en competencia por los recursos. 

En algunas áreas seguras, su estado de conservación aumenta, pero en otros lugares se han visto obligados a vivir en grupos más pequeños y aislados.

El comercio ilegal es la mayor amenaza para la especie 

El número de elefantes es alarmantemente bajo en partes de África central: en los últimos años, el 90% de los elefantes de Selous en África han muerto a manos de furtivos. La organización ecologista WWF ha puesto en marcha una campaña para luchar contra esta terrible amenaza para la naturaleza salvaje.

En 1989, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) prohibió el comercio internacional de marfil. Sin embargo, todavía hay mercados de marfil no regulados que alimentan un comercio internacional ilegal y la creciente demanda de los países asiáticos ricos.

Además de por el tráfico de marfil, en el caso de los elefantes asiáticos, la captura de elefantes salvajes para el «uso doméstico» está dañando gravemente a las poblaciones. India, Vietnam y Myanmar han prohibido la captura, pero en Myanmar los elefantes siguen siendo utilizados en la industria maderera, el turismo o el comercio ilegal de vida silvestre.  

Se están haciendo esfuerzos no sólo para mejorar la seguridad, sino también para fomentar la cría en cautividad en lugar de robarlos de la naturaleza. 

Características del elefante africano (Fuente WWF): 

  • Existen dos subespecies: el elefante de la sabana y el elefante de bosque, también conocido como elefante de selva.Los de la sabana son más grandes y sus colmillos curvan hacia fuera. Los de selva son más pequeños y oscuros y los colmillos son más rectos y apuntan hacia abajo. Se estima que entre un 25% y un 33% de la población total de elefantes africanos son elefantes forestales.
  • Nombre científico: Loxodonta africana
  • Un elefante adulto, que esté sano, no tiene predadores naturales.
  • El mamífero terrestre más grande de la tierra puede pesar hasta ocho toneladas y mide 3 metros de alto por 7 de largo.
  • Con grandes orejas en forma de abanico y una larga trompa. El elefante africano tiene tres dedos en la pata trasera y cinco en la parte delantera del pie. 
  • Todos los elefantes africanos, incluyendo hembras, tienen colmillos. Usan uno más que otro, por lo que uno suele ser más pequeño resultado del desgaste. El  marfil de sus colmillos ha convertido al elefante africano en una presa para los traficantes de vida salvaje y es una de las principales víctimas del tráfico de especies. 
  • Es el mamífero con el período de gestación más largo: 22 meses.
  • Dirigidos por una matriarca, se organizan en estructuras sociales complejas de hembras y crías, mientras que los elefantes macho tienden a vivir aislados.
  • Un único elefante nace de una hembra una vez cada 4-5 años  Permanecen años con la madre, y también pueden ser atendidos por otras hembras en el grupo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre