Los gritos «de libertad» del PP y Vox dan el punto y final al debate de Ley Celáa que hoy se aprueba en el Congreso. El Gobierno de coalición cuenta con los apoyos suficientes para sacarla adelante con los votos del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV y Más País. El Parlamento, desde que la derecha sólo trabaja por desestabilizar al Ejecutivo, se ha convertido en un foco de extremistas y enemigos del bien común.

La ley llegaba al debate con los apoyos necesarios del PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV y Más País, que aportan los 176 votos suficientes para una reforma de una ley orgánica. Tras su aprobación, la ley será remitida al Senado para continuar los trámites parlamentarios y en caso de no obtenerse la mayoría absoluta será devuelta a la comisión de Educación para emitir un nuevo dictamen. Después, será un hecho.

El Gobierno incluye una enmienda de Más País que añade que en la asignatura de Educación en Valores Éticos y Cívicos se introduzcan contenidos sobre el papel de la justicia social de los impuestos y la justicia fiscal.

Pero las mayores críticas a esta ley las ha causado la eliminación del castellano como lengua vehicular, una enmienda presentada por PSOE, Unidas Podemos y ERC que salió a delante en la Comisión de Educación con 26 votos a favor y 16 en contra.

Las organizaciones ultracatólicas están muy activas en las críticas a esta ley, ya que ven peligrar los privilegios de la educación concertada, frente a potenciar la enseñanza pública.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre