Ante las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) que revelan que en 2018 solo nacieron 372.777 niños y niñas, la cifra más baja de las dos últimas décadas, Save the Children pone el foco en la precariedad laboral y en los costes de la vivienda y de crianza como los principales frenos para la natalidad. El coste de tener uno o más hijos en vuestro país, tiene un riesgo sobre llevado, caer en la pobreza.

El coste mínimo para poder criar un hijo oscila entre los 480€ y 590€ al mes, que puede crecer hasta los 588€ mensuales en adolescentes

La organización recuerda que el coste mínimo para poder criar a un niño o niña en condiciones dignas oscila entre los 480€ y 590€ al mes, una cifra que puede crecer hasta los 588€ mensuales si hablamos de adolescentes de entre 13 y 17 años.

Cuando el salario mínimo en España es de 900€ y el salario más común está entorno a los 1.400 euros al mes, tener hijos aumenta el riesgo de sufrir pobreza”, apunta Catalina Perazzo, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children. “Nos enfrentamos a un escenario hostil para las familias que desean tener hijos, ya que la situación económica no los acompaña y se ven obligados a retrasar la edad de tener hijos hasta tener más estabilidad laboral”, añade.

Por otro lado, los altos precios de hipoteca o alquiler son un factor más que desincentiva tener hijos. Save the Children destaca que alrededor de un 9% de los hogares sin niños destina más del 40% de su salario a la vivienda. En el caso de los hogares con hijos este porcentaje es del 11% y en el caso de los hogares con niños en riesgo de pobreza sube hasta el 36%.

“No solo debemos preocuparnos por la baja natalidad sino por la calidad de vida de los niños y niñas que viven en la actualidad en España, especialmente de las condiciones de los más de dos millones de niños y niñas que viven en pobreza y el millón que sufre pobreza severa”, denuncia Perazzo.

Actualmente España es el segundo país de la Unión Europea con mayor pobreza infantil: un 26,8% de los menores sufre pobreza; es decir, 2,1 millones de niños y niñas, según el INE.

Save the Children señala que España siendo el país que menos pobreza reduce de toda la Unión Europea, conforme a Eurostat. El Estado solo reduce un 18% la pobreza en niños y niñas y solo invierte el 1,3% del PIB en prestaciones familiares, frente al 2,4% de media de los países de la OCDE. Somos el séptimo país de la UE que destina menos proporción del gasto en protección social a las familias, según Eurostat.

Por todo ello, la ONG pide que, en cuanto haya un Gobierno estable, se lleven a cabo políticas que apoyen a las familias tales como el aumento progresivo de la prestación por hijo a cargo hasta alcanzar los 100 euros mensuales, la gratuidad de la educación de 0 a 3 años para las familias más vulnerables o el aumento de los permisos de maternidad y paternidad.

“Las familias se enfrentan con muy poco apoyo a la crianza de sus hijos e hijas. El reto demográfico es responsabilidad de todos, por lo que también el Estado debería apoyar a las familias, especialmente a las más vulnerables”, concluye Perazzo.

Save the Children

Save the Children trabaja desde hace 100 años para asegurar que todos los niños y niñas sobreviven, aprenden y están protegidos. En España trabaja en programas de atención a los niños y niñas más vulnerables, centrados en la infancia en riesgo de pobreza o exclusión social. La organización atiende además a la infancia migrante y está centrada a proteger a los menores frente a la violencia. Save the Children quiere que todos los niños y niñas, independientemente de su condición o país de origen, puedan disfrutar plenamente de sus derechos y alcanzar el máximo de sus capacidades.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Dejemos el trabajo de la procreación para senadores, diputados, ejecutivos, asesores y demás especímenes que se lo llevan en crudo. Con salarios de 1.400 Euros y muchas personas bastante menos, tener un hijo es pasar a la miseria absoluta y sus consecuencias para padres e hijos impredecibles. Conmigo que no cuenten.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − 1 =