Felipe de Anjou fue el primer Borbón en ser proclamado Rey de España tras la guerra de sucesión generada por la muerte sin heredero de Carlos II, el Hechizado. Reinó bajo el nombre de Felipe V y fue un hombre infeliz por la añoranza que tenía de los jardines de Versalles que le llevó a construir una copia en La Granja de San Ildefonso. Los siglos fueron pasando y, tras algunos paréntesis —guerras napoleónicas, I y II República, el franquismo o el reinado de Amadeo de Saboya— la dinastía Borbón ha ostentado durante tres siglos la máxima representación de España. En los últimos años el movimiento republicano ha ido creciendo en silencio por culpa de la poca visibilidad que se le da a nivel mediático e, incluso, con la complicidad de aparatos estatales como el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que lleva ya 5 años sin preguntar por la percepción de la ciudadanía sobre la Casa Real. Sin embargo, esta percepción de rechazo de la ciudadanía hacia la Monarquía se ha acrecentado a niveles muy cercanos a los que vivió Alfonso XIII en 1931. Todo ello causado por las investigaciones judiciales por presunta corrupción en los movimientos empresariales de Juan Carlos de Borbón y por la ausencia de su hijo, Felipe VI, en la crisis del coronavirus. Un Jefe del Estado no puede abandonar a su pueblo, es su perdición.

La ciudadanía está despertando y reclama, cada día con más persistencia, que se le permita votar y decidir lo que se les hurtó en el referéndum de la Constitución hace 40 años. La ciudadanía se está movilizando y, una vez que pase el estado de alarma, hay muchas iniciativas en las que se reclama un cambio en el modelo de Estado. El sonido de las cacerolas retumba hasta Zarzuela y Felipe VI las escucha…, con mucha preocupación.

Lo que antes era tratado como anecdótico ahora se ha convertido en un movimiento imparable que reclama que se abran las urnas a los y las ciudadanas de este país para que sean éstos y éstas las que ejerzan la soberanía que tienen reconocida en la Carta Magna.

Ya no se trata de un movimiento residual, sino que hay algo más. No hay más que recordar a los Ayuntamientos de importantes ciudades españolas que aprobaron mociones en favor de la República y en contra de la Monarquía, además de crecimiento exponencial de la Red de Municipios por la Tercera República.

El pueblo, la gente que levanta el país cada mañana, se ha dado cuenta de que la Monarquía es un lastre democrático para nuestro país. Los hechos de los últimos años están ahí. La Monarquía ha demostrado que es una institución incompatible con la democracia. Mientras la ciudadanía sufría las consecuencias de la crisis, el anterior Jefe del Estado viajaba a Botsuana para una cacería junto con su amante o, a través de ésta, cobraba presuntamente comisiones de grandes proyectos en los que había servido de intermediario con regímenes dictatoriales como Arabia Saudí.

El New York Times calculó la fortuna del ciudadano Juan Carlos de Borbón en una cifra cercana a los 2.000 millones de euros, un dinero que no está obligado a desvelar, a diferencia del resto de representantes públicos españoles. Según la información del diario estadounidense «ha trabajado duro para generar su propia fortuna personal», más allá del presupuesto que tiene asignada la Casa Real. A todo lo anterior hay que unir las sospechas sobre el patrimonio personal de Sofía de Grecia porque tampoco se explica el origen de la fortuna quepodría haber amasado con negocios iniciados junto con su hermano Constantino. ¿Por qué renunció a la parte que le correspondía tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la que el Estado griego debía indemnizar a la familia real helena con 12 millones de euros?

A esto hay que sumar los salarios desorbitados que cobran Elena y Cristina de Borbón en sus trabajos, empleos que, de no ser hijas de quienes son, no habrían alcanzado. Además, no podemos olvidar los casos de corrupción en los que se ha visto envuelta la familia Borbón, el más reciente las investigaciones de la Fiscalía Suiza sobre las actividades empresariales de Juan Carlos I.

Todo lo anterior, unido a la ausencia de Felipe VI durante la actual crisis sanitaria —sólo dedicó 7 minutos al pueblo español en un discurso en el que no dijo nada— ha hecho despertar a la ciudadanía y a darse cuenta que el país puede funcionar perfectamente sin Monarquía, que la democracia no la sostiene la Monarquía y que, al fin y al cabo, la Monarquía es un capricho demasiado caro.

Por tanto, Felipe de Anjou fue el primer Borbón en España. ¿Será Felipe VI el último? El pueblo tendrá la palabra, el pueblo debe tener la decisión.

Apúntate a nuestra newsletter

9 Comentarios

  1. Completamente de acuerdo, ya es hora que el pueblo decida . Ya lo dijo Adolfo Suárez en una entrevista ocultada durante mucho tiempo , en su dia no se hizo el referéndum porque la monarquía no lo hubiera ganado , según las encuentas que hacían. REFERENDUM y que el pueblo decida

  2. Ya hera hora de que se le viese el pelo. Yo ya pensaba que estaba en cuarentena de cuarenta días, no de las de 14 días. ¿Y este era el que decía Vox que debía tomar las riendas del país?

  3. En su momento no había elección realmente.

    «·Si te ponen una pistola en la cabeza, aceptas cualquier cosa con tal de salvar la vida.»

    Si existen dos opciones. Constitución española + Monarquia en forma de Pseudo-democracia llamada «Monarquia parlamentaria» o perpetuar el franquismo y elegir un nuevo dictador. Ya sabemos lo que elegiría la gente.

    Podrían haber dicho Constitución española + vender medio pais al comunismo / Constitución española + Impuestos del 50% o Constitución española + bailar un tango todos los días a las 7 de la tarde. La gente habría seguido votando que si, no por el hecho del complemento, sino por la constitución española. No importa lo que me obligues a aceptar con tal de que mis hijos puedan crecer, ya serán ellos los que luchen su guerra. Nosotros somos sus hijos, y ese tiempo ha llegado.

    Por ende, todos estamos de acuerdo que queremos a nuestro pais, y que queremos la constitución. Tendra sus mas y sus menos, pero es la mayor garantía de libertad que tenemos, y fuente maestra del ordenamiento jurídico del pais.

    Pero.. ¿Necesitamos realmente a un rey en una democracia?

    Un rey, por definición, es lo mas anti-democrático que hay, al nivel de un dictador o un jeque árabe. Se hereda, desde el nacimiento tienes derechos y deberes que nadie mas tiene, tu figura no esta sujeta a la ley y puedes delinquir sin repercusiones, no tienes que ganarte el pan, ni trabajar todos los días, ni siquiera tienes un jefe, o alguien que te diga que tienes o no tienes que hacer, y tus funciones, de asemejarse a algún trabajo real, serían las de diplomático, solo que ganando 20.231 Euros al mes en vez de los 2500-3000 que ganaría un diplomático, y esto, con escolta privada por parte de la seguridad publica, elusión de impuestos, casa pagada, viajes pagados, luz y agua pagada.

    y.. ¿Quién paga todo eso? Lo pagas tu, el que me esta leyendo, y yo. a través del sistema de impuestos, tu y yo, mantenemos a este rey ahí, pero ¿Que sucede si yo, como ciudadano, me NIEGO a seguir pagando de mis impuestos a que el rey siga ahí? ¿Puedo?

    NO

    Mantener al rey es una obligación no escrita, ninguna ley te obliga a mantener al rey, pero ninguna ley favorece la división de los impuestos, por lo que es ineludible, y, en caso de que asi fuere, se sustraerían de las arcas del estado, y se cobrarían al ciudadano a través de otros impuestos no declarados. ahí esta la trampa de la perpetuidad.

    Ahora, todos estamos en casa encerrados, algunos, hemos pagado fortunas por pisos que no llegan a los 100m2. la casa donde vive actualmente el rey, tiene 1800m2, y tiene un jardín lo suficientemente grande como para hacer una pista de running. aparte de sirvientes, mayordomos, vehículos particulares para DENTRO del recinto, piscina, fuentes, una pista de tenis.. vamos, que esta claro que NO somos iguales, ellos pertenecen a una raza superior.

    No es lo mismo pasar la cuarentena entre 4 paredes que en un palacio, ¿verdad? yo soy un afortunado entre tantos que tiene azotea, y ni siquiera puedo ir por las recomendaciones de sanidad (o me detienen) pero ellos, llegado el caso, podrían incluso salir a la calle y no les pasaría nada. ¿O acaso veis que un policía vaya a multar a los reyes o a las infantas?

    YA BASTA de esta diferencia. ¿Por que el tiene que ser rey y no yo? es una pregunta mas complicada de lo que parece. La esencia de una democracia es la libertad, y poder llegar a ser lo que te propongas ser, llegar a estar donde tu quieras llegar.

    Pero no en el caso del rey, yo no puedo ser rey, tu no puedes ser rey. ni siquiera Leonor, será reina, a menos que alguna desgracia le ocurriese a Letizia (dios no lo quiera, no es el fin de este mensaje ni se lo deseo)

    No existe democracia cuando se suprimen las libertades, o se hace diferenciamiento social. O todos podemos ser reyes, o ninguno, y esta claro que, en una monarquía, no todos pueden ser reyes.

    Nos hemos olvidado de que es realmente una Democracia, Ni lo es una republica, ni lo es una monarquia, ni lo es una dictadura, ni lo es una tiranía.

    Una democracia es donde la mayoría de personas buscan su bien particular, y es lo que necesita España. Un pais que fomente el yo de forma común, No buscar «ayudar o hundir al pobre» o «enriquecer o robar al rico» sino «dar las herramientas al pobre para que sea rico» y «Enseñar humildad al rico para que no se vuelva pobre»

  4. Que se largue, o se pague sus cositas si quiere seguir jugando a ser «Rey», lo que sea que eso signifique.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre