Investigadores de la Universidad de Barcelona han detectado la presencia del SARS-COV2 en muestras de agua residuales recogidas en Barcelona el pasado 12 de marzo del año 2019. Según estos datos, el virus habría estado presente entre nosotros un año antes de lo que se pensaba.

Según ha informado la Universidad de Barcelona a través de un comunicado, la presencia del nuevo coronavirus probaría la presencia del virus data de un año antes de declararse la pandemia.

En la investigación han participado los investigadores del Grupo de Virus Entéricos de la UB Gemma Chavarria-Miró, Eduard Anfruns-Estrada y Susana Yeso, liderados por Rosa Maria Pintó y Albert Bosch.

Se han analizado muestras congeladas de los meses anteriores al inicio del muestre sistemático de las aguas, donde aparecía el virus entre principios de enero y principios de marzo del 2020. Según se señala, «los infectados del COVID-19 podrían haber sido asignados erróneamente como diagnósticos de la gripe en atención primaria, contribuyendo a la transmisión comunitaria antes de que se tomaran medidas de salud pública», ha destacado Albert Bosch, presidente de la Sociedad Española de Virología.

Con estos datos, los expertos ampliaron el marco de búsqueda a las muestras congeladas del 2018 y 2019. Y fue aquí donde encontraron el virus: «todas las muestras resultaron negativas para la presencia de genomas de SARS-COV-2 a excepción del 12 de marzo de 2019, donde los niveles de presencia del virus eran muy bajos pero dieron claramente positivo por PCR, y Además, empleando dos test diferentes», han explicado los investigadores.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre