CCOO lanza una campaña contra el acoso sexual que sufren las camareras de piso, bajo el lema: “El cliente no siempre tiene la razón. Por un lugar de trabajo seguro para las camareras de pisos”, la Federación de Servicios de CCOO lanza una campaña, que se enmarca en la 6ª Semana de Acción Mundial por las Camareras de Pisos, contra el acoso sexual que sufren estas trabajadoras por parte de algunos clientes durante el desempeño de su actividad laboral en el sector de hostelería.

CCOO considera que “es necesario garantizar un lugar de trabajo seguro para las camareras de piso, personal especialmente expuesto al acoso sexual”. El hecho de desarrollar gran parte de su actividad laboral en el interior de las habitaciones de los clientes supone para ellas un riesgo que hace incuestionable la necesidad de establecer medidas y estrategias para prevenirlo.

En el ámbito laboral, el sindicato ha trabajado para erradicar el acoso sexual o laboral que se puede producir en los centros de trabajo mediante protocolos contra el acoso, y las medidas preventivas necesarias para que éste no ocurra. ¿Pero qué sucede cuando el acoso tiene su origen en las acciones de las personas que se sienten empoderadas y protegidas sólo por el hecho de ser “el cliente”?

Por ello, desde CCOO “se advierte de que existen mecanismos para proteger a las trabajadoras, desde cómo se organiza el trabajo diario a procedimientos y recursos que garanticen su seguridad”, por eso proponen una serie de medidas para evitarlo.

Las camareras de piso deben disponer de botones antipánico o teléfonos para estar en contacto con el resto del equipo ante casos de emergencia.

Durante la limpieza, deben mantener la puerta de la habitación abierta y bloquear el acceso de entrada con los carros de limpieza.

Nunca deben limpiar una habitación si el huésped permanece dentro. En el caso de que el personal de piso se encuentre limpiando la habitación y el huésped solicite entrar, la trabajadora debe salir de la habitación y regresar más tarde.

Al realizar una entrega extra de toallas, artículos de lavabo o de room service, el personal no debe entrar en la habitación, o hacerlo en parejas.

Deben evitar trabajar aisladas, garantizando que el número de trabajadoras es apropiado para cada tarea y para cada momento del día, extremando las precauciones en los turnos de noche, más vulnerables.

Todas las dependencias del hotel, como pasillos, escaleras de emergencia, almacenes, cuartos de almacenaje, deben contar con iluminación de detección de presencia.

Los hoteles se tiene que dotar de los servicios de seguridad necesarios en caso de incidentes.

Las camareras de pido tiene que tener ropa de trabajo adecuada para la tarea. Libre elección de uniforme (falda/pantalón) En caso de daños físicos y/o psíquicos, por agresión verbal o física, abuso o violación, las empresas deben poner a disposición de la afectada todos los medios sanitarios y jurídicos posibles, asumiendo su coste, así como el reconocimiento de accidente laboral.

El sindicato exige programas de sensibilización, formación, e información.

CCOO Servicios demanda a las empresas del sector que adquieran un compromiso firme contra esta lacra, considerando el acoso sexual por parte de personas ajenas a la empresa como un riesgo a tener en cuenta en sus instalaciones, adoptando todas las medidas preventivas posibles para que sus trabajadoras no sufran ningún daño.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − 3 =