Foto: Agustín Millán.

El Banco de España lanza sus propuestas, muy alejadas de la visión de una España progresista, para defender los intereses del mundo financiero en la reforma del sistema público de pensiones. Así, su director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce propone no solo aumentar la edad de jubilación, sino la hipoteca inversa, para que los bancos se queden con la vivienda de quienes han dedicado parte de su vida, a poder pagarla.

Si las propuestas del Banco de España siguieran para adelante, los hijos tendrían que pagan un alquiler a los bancos o entidades aseguradoras, (por lo general controladas por fondos de inversión) para poder vivir en la casa en la que sus padres dejaron todo su capital.

Durante el arranque de la V Jornada de Planes de Pensiones en España, organizada por Ibercaja y CincoDías, con el título de ‘Feliz longevidad, un desafío para el ahorro a largo plazo’, Arce lanzó un mensaje sobre la necesidad de emprender reformas de calado en el sistema público de pensiones, que atiendan a la “sostenibilidad financiera y la sostenibilidad social” y reclamando a bancos y aseguradoras “que desarrollen productos atractivos para los hogares”, para pagar las pensiones.

Hipotecas inversas

El director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce se refirió así, sin nombrarlas expresamente, a las hipotecas inversas, al reclamar a bancos y aseguradoras que desarrollen productos “que resulten atractivos y seguros para los hogares, que permitan transformar parte de este activo inmobiliario en liquidez” necesaria para financiar las necesidades de alguien que vive más años.

Diagnóstico del Banco de España

El Banco de España lleva tiempo reclamando medidas para apuntalar el sistema público de pensiones, pero ayer fue más allá y lanzó un claro mensaje sobre la “necesidad de emprender reformas de calado, que atiendan a la sostenibilidad financiera y la sostenibilidad social. Hay un problema de naturaleza persistente y estructural entre ingresos y gastos”, avisó.

Desde UGT se está proponiendo desde hace años, restructurar el sistema de financiación de la seguridad social, para que los gastos que no tiene que ver con las pensiones, se financien a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, insistiendo en que el sistema no tiene un problema de ingresos, pero si de gasto.

Para Mari Carmen Barrera, secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, resulta imprescindible acabar con las bonificaciones a la contratación de las empresas, financiar los gastos de la Seguridad Social desde los PGE (como el resto de los ministerios y organismos públicos) y no desde el propio sistema, y destopar las bases de cotización. “Tres medidas que, para UGT, ahorrarían decenas de miles de millones de euros a la Seguridad Social y podrían acabar con el déficit que el Gobierno del PP ha ido aumentando durante años con sus políticas”, ha señalado.

Para Óscar Arce hay poca incertidumbre de cuál será la tasa de dependencia (número de trabajadores activos por cada pensionista) dentro de unos años. Esta ratio pasará de casi tres por cada jubilado a “como mucho dos por cada pensionista”.

“El principal reto del sistema público de pensiones es fundamentalmente demográfico. Las principales cuestiones que hay detrás del empeoramiento del saldo financiero de la Seguridad Social, tienen que ver con la demografía: cada vez vivimos más y la tasa de fecundidad es menor. Esto genera mucha presión por el lado de los gastos, por la mayor esperanza de vida y porque las nuevas pensiones son más elevadas, por las mejores carreras de cotización”, afirmó.

“¿Tiene sentido trabajar algo más cuando estamos viviendo bastante más?

Con la reforma de las pensiones del PP de 2013, suspendida y amenazada por el nuevo gobierno de coalición, con el nuevo pacto de Toledo aún por constituir, con el avance de la longevidad y la reducción de la natalidad, con la entrada en el sistema de trabajadores con carreras de cotización más largas y mejor dotadas supone según Arce que hay que apostar por aumentar la edad de jubilación.

“¿Tiene sentido trabajar algo más cuando estamos viviendo bastante más? Probablemente sí. No es descartable ligar la edad de jubilación a las expectativas de vida, como ya han hecho los países nórdicos, Italia y Portugal”, indicó el representante del Banco de España.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + 19 =