Ayer lunes tres operarios de la empresa Flodi, concesionaria del proyecto, comenzaron a retirar las placas en las que se conmemoraba a los fusilados por el franquismo durante el periódo comprendido entre 1939 y 1944. Trabajan siguiendo las directrices del nuevo gobierno del Ayuntamiento de Madrid.

Estas placas formaban parte de un Memorial que desde el Gobierno de Manuela Carmena se había puesto en marcha en el madrileño cementerio de La Almudena en el mes de mayo.

Al llegar el Partido Popular de la mano de Ciudadanos al consistorio las obras fueron suspendidas inmediatamente. Entendían desde el nuevo equipo de gobierno que el Memorial no cumplía con lo recomendado por el Comisionado de Memoria Histórica (que se disolvió en el pasado mes de junio), que recomendaba “honrar a todas las víctimas del periodo bélico para evitar nuevos agravios”.

Según señala El País, “las víctimas de las víctimas republicanas aseguran sentirse hundidas con la decisión”. Aseguran, además, desde la Asociación “Memoria y Libertad” que nadie desde el Consistorio de Madrid se ha puesto en contacto con los familiares para avisarles o informarles de que esto sucedería.

En el Memorial ya se habían instalado una tercera parte de las placas que estaban previstas, un total de 2936 que rendían homenaje a los asesinados en fusilamientos por defender la República. Las demás placas permanecían apiladas en el suelo esperando desde el mes de julio para ser puestas. Finalmente esta semana la decisión que se hace visible es que no sólo no van a colocarlas, sino que se retiran las que ya estaban puestas.

Por su parte, Rita Maestre, portavoz de Más Madrid, en declaraciones a El País, ha dejado claro que “el acta dice que se hagan dos memoriales distintos” y que “hacer lo contrario va contra el sentido común”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre