Empieza bien el PP en el Ayuntamiento de Madrid: los sindicatos denuncian a la Empresa Municipal de Servicios Funerarios y Cementerios de Madrid, SA, por crear una nueva plaza de Jefe de Sección para adjudicarla a dedo a una persona con nombre y apellidos.

Desde la Sección Sindical de UGT en esta empresa, recuerdan que la empresa es propiedad al 100% del Ayuntamiento de Madrid, de todos los madrileños, gracias a la gestión de la anterior corporación, que corrigió la nefasta privatización y deterior de los gobiernos del Partido Popular. Por ello, la Dirección de la empresa debe administrar de forma leal el patrimonio que es de todos, ya que ha sido creada con fondos públicos.

Actualmente, el equipo de la Dirección Comercial se compone de 21 personas: 1 Director Comercial, 1 Adjunta a la Dirección, 3 Jefes de Departamento, 4 personas en la Secretaría Comercial y 12 Coordinadores Comerciales. Varias de estas personas se quejan de estar infrautilizadas, realizando funciones rutinarias propias de categorías inferiores o han sido apartadas de forma abrupta de sus funciones de gestión en el departamento.

Todas estas personas están contratadas para gestionar un equipo de unos 100 trabajadores de la atención a las familias, de los cuales casi 20 tienen contratos temporales. Según UGT, ha sido la propia dirección de la empresa, la que ha manifestado la posibilidad de realizar despidos al personal temporal. También denuncian una progresiva disminución del trabajo en la empresa.

No contentos con apartar a trabajadores por sus simpatías políticas, los sindicatos denuncian que la dirección Comercial en la empresa, tienen intención de crear una nueva plaza de Jefe de Sección en este departamento que nunca ha existido y que se suma a la (creada hace bien poco igualmente) de Adjunta a la Dirección Comercial.

Para los sindicatos “esta plaza es completamente innecesaria y que solo serviría para inflar los salarios dedicados a directivos, ampliando claramente la estructura de costes fijos de la empresa, mientras la plantilla no deja de disminuir, llegando en algunos casos a comprometer la capacidad de los trabajadores en la atención a los madrileños que requieren sus servicios”. Además, se suma el periodo de vacaciones, en el que disminuye el personal, siendo insuficiente para cubrir todos los turnos y destinos.

Los sindicatos denuncian también que “mientras, el 10% de los trabajadores tienen contratos temporales, aunque realizan funciones estructurales en la empresa”, esta situación se les condena a la precariedad.

Los representantes de los trabajadores y trabajadoras denuncian que hace pocos meses “en ese departamento, y colaborando con la nueva Adjunta a la Dirección, han puesto “a dedo” a un trabajador de inferior categoría a realizar funciones “de ayuda” a dicha adjunta.”

La Dirección no es capaz de dar una explicación coherente a los representantes de los trabajadores y trabajadoras, sobre la forma en la que se ha seleccionado a este trabajador entre más de 500. Si se ha entrevistado a otros candidatos o si se ha realizado una convocatoria publica para cubrir el puesto,

Esto supone una vulneración gravemente del derecho a la promoción profesional, en una empresa pública, “que debe seguir los criterios de igualdad, mérito y capacidad”, afirman desde la sección de UGT en la empresa.

El sindicato denuncia que “no tienen vergüenza de reconocer que las funciones que está realizando son las mismas que las que realizará el nuevo Jefe de Sección que se quiere nombrar”.

Ahora quieren abrir un proceso de selección interna, “que parecer que lo que pretende es regularizar la situación de esta persona, más que cubrir unas necesidades reales en el departamento”.

Los trabajadores se tememos que el puesto lo conseguirá esta misma persona, se presente quien se presente al proceso, y que podría ser un puesto creado “ad hoc” para una persona en concreto, previamente designada “a dedo” para realizar unas funciones que perfectamente pueden realizar otras personas que ya están cobrando por ello y sin haber dado oportunidades a cualquier otro trabajador de demostrar su valía o idoneidad para el puesto.

Tanto UGT como CCOO han manifestado su enérgica oposición a la convocatoria “por considerar que es innecesaria, como por sospechar que el puesto podría estar encaminado a una persona con nombre y apellidos”. Sin embargo, la dirección ha llegado a amenazar con querellas a algún representante de los trabajadores por el simple hecho de cumplir con la obligación sindical de informar libremente al resto de la plantilla

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + seis =