Esta mañana ha tenido lugar la reunión entre el Govern y la formación política de los Comunes para abordar los presupuestos de 2020. Hasta ahora, la Generalitat viene funcionando con los presupuestos de 2017.

El acuerdo al que han llegado prevé que la Generalitat llegue a recaudar 550 millones de euros anuales más a través de la creación de nuevos impuestos y el ajuste de algunos ya existentes.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas será el que más cambios experimente, como por ejemplo aumentando la recaudación en el tramo para las rentas más altas (a partir de los 90.000 euros anuales). También se modificará el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, una materia que ha sido abordada en distintas regiones de diferente manera.

Serán cuatro los impuestos de nueva creación en materia fiscalidad verde, y se aplicarán impuestos sobre viviendas vacías y bebidas azucaradas envasadas.

IRPF

  • Se aumentará en un 10% el mínimo exento: pasa de 5.500 a 6.105 euros. De aplicación para las rentas más bajas (hasta 12.450 euros de base liquidable). Afectará a más de 200.000 personas, que pasarán a pagar unos 60 euros menos de media al año.

Impuesto de Sucesiones 

  • Se reduce la bonificación en la cuota tributaria para los grupos de parentesco I y II (descendientes y ascendientes), manteniendo la bonificación del 90% para los cónyuges y los menores de edad
  • Se vuelven a introducir los coeficientes multiplicadores para el patrimonio preexistente para los contribuyentes de los grupos I y II, de manera que los contribuyentes que reciban una herencia y que ya tengan un elevado patrimonio, soportarán una mayor carga.

De esta manera, según informan, se aumentará la progresividad de los impuestos sobre la herencia, que son una de las principales fuentes de desigualdad, y que implicarán un aumento de la recaudación de 190 millones de euros anuales. Serán las herencias de más de 200.000 euros (a parte de la vivienda habitual) las que más pagarán.

Impuestos verdes

El acuerdo fiscal para los presupuestos de 2020 incluye cuatro nuevos impuestos, así como la modificación de impuestos ya existentes, que se enmarcan dentro del desarrollo de la Ley catalana de cambio climático, aprobada por amplia mayoría en 2017, pero que no ha sido desarrollada hasta ahora por el Govern.

  • Impuesto sobre estancia en establecimientos turísticos: se aumenta el impuesto hasta un 55% para las estancias diarias, según la ubicación del establecimiento (Barcelona o resto de Cataluña). En Barcelona la tarifa máxima quedará establecida en 3,5 euros por noche para los hoteles de 5 estrellas o equivalentes. Según la información facilitada, está comprobado que esta tasa no perjudica al sector turístico, pero sin embargo su recaudación sí podrá destinarse a paliar los efectos que tiene el turismo sobre la ciudad.
  • Impuesto sobre instalaciones que incidan en el Medio Ambiente: este nuevo impuesto gravará la producción, almacenaje o transformación de energía eléctrica y el transporte de energía eléctrica, telefonía y redes telemáticas con elementos fijos. No se incluye el autoconsumo ni la energía eléctrica más limpia. Generará una recaudación, según informan en el comunicado, de 153 millones de euros al año.
  • Impuesto sobre las emisiones de C02 de los vehículos de tracción mecánica: grava los gramos de dióxido de carbono por kilómetro que emita el vehículo, y comenzará a recaudarse en 2020. Aportará una recaudación de unos 155 millones al año.
  • Impuesto sobre las emisiones portuarias de grandes embarcaciones: quedan incluidos los cruceros. La recaudación se destinará al Fondo climático y al Fondo de patrimonio natural de la Ley catalana de cambio climático.

Impuesto sobre viviendas vacías

. Se reduce la bonificación de este impuesto, que solamente se aplica a personas jurídicas, empresas o fondos de inversión, para incentivar la incorporación de los pisos vacíos al mercado del alquiler. Con esta medida se aumentará en 3,5 millones de euros la recaudación del impuesto.

Impuesto sobre bebidas azucaradas envasadas

Se aumenta el impuesto que pasa de 0,10 euros y 0,15 euros por litro para bebidas entre 5 y 8 gr/ml y más de 8 gr/ml, respectivamente. Más allá del aumento previsto en la recaudación, según apuntan, el objetivo principal de esta medida es seguir modificando los hábitos de consumo y de producción hacia pautas más saludables.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − cinco =