domingo, 28noviembre, 2021
9.1 C
Seville

El abismo entre el hombre y la mujer

Mujeres y hombres deben asociare y construir una alianza efectiva para la prevención de conflictos

- Publicidad -

análisis

Inteligencia Artificial: La tecnología que puede salvar la vida a millones de víctimas de violencia de género

La tecnología y las metodologías avanzadas de Inteligencia Artificial (IA) son algo que se puede poner al servicio de las administraciones públicas como herramientas...

La Organización Mundial de la Salud califica de ‘preocupante’ la variante ómicron

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunió ayer de urgencia para poner nombre a esta nueva variante, Ómicron, y en la jornada...

Interinos: Las cosas, son las que son

La primera sentencia que me dieron a analizar en la Facultad de Derecho de la Universidad de Barcelona, allá en 1976, fue una de...

Balcanes (in)estables: llegó la hora de que Occidente se enfrente a su pasado

Los Balcanes siempre han sido vistos como un barril de pólvora, una parte problemática del mundo que produce más historia de la que puede...
- Publicidad -
- Publicidad-

Me piden que escriba sobre el desequilibrio que le produce a un hombre el abismo que puede ser una mujer. Me pregunto por qué no me pidieron que escribiese sobre el desequilibrio que le produce a una mujer el abismo que puede ser un hombre.

El abismo entre el hombre y la mujer existe. Las mujeres suelen ser ninguneadas, silenciadas en el día a día. Pero el papel de la mujer ha dado un giro espectacular.

El desequilibrio que le produce a un hombre el abismo que puede ser su mujer se debe a una pobre educación de ese hombre sobre la relación que existe entre los dos géneros: el papel que desempeña cada sexo en la sociedad. El hombre que se enfrenta a este problema ha debido crecer en un ambiente en que se considera al varón como superior a la mujer. Este hombre, desequilibrado por su reciente boda, necesita ser instruido por sus familiares, amigos, su médico y el cura que lo bautizó sobre la relación que debe existir entre hombre y mujer.

Solo un involucramiento resuelto y enérgico de la mujer en la diplomacia preventiva, en la solución de conflictos y en las actividades encaminadas hacia el mantenimiento de la paz, lograda en coparticipación con los varones, aseguraría que continuarían compartiendo esa responsabilidad.

El hombre abismado tiene un problema de falta de conocimiento sobre las relaciones humanas por no haberse desarrollado en un ambiente familiar adecuado donde imperase el amor y la compresión entre sus padres. Probablemente es de los que creen que la mujer es inferior al hombre.

Su mujer sabe que su involucramiento resuelto y enérgico en la diplomacia preventiva, en la relación de conflictos y en las actividades encaminadas hacia el mantenimiento de la paz, asegurará que continúen compartiendo las responsabilidades. Se compromete en una paz lograda en coparticipación con su marido en lugar de una paz que los beneficie, pero en cuya concreción hayan sido solamente testigos pasivos. (Stopping Wars Before They Start por el doctor Kevin Cahill del Center for Internet Health and Cooperation (Harpers- Collins Publishers, NY, NY 1996).

Para resolver conflictos como el del abismo en que se ha convertido su mujer, hay diversas formas por las que mujeres y hombres, trabajando conjuntamente, en pie de igualdad, pueden contribuir al logro y sostén de la paz familiar. La acción preventiva, cuando es realizada oportunamente, es el mecanismo menos complejo, más humano y más eficiente que la comunidad internacional puede utilizar en la solución de controversias. Los conflictos deben ser controlados antes que estallen en conflagraciones de devastadoras consecuencias.

El futuro requiere una nueva manera de pensar. Una que elimine prejuicios anquilosados y concepciones falaces. Mujeres y hombres deben asociare y construir una alianza efectiva para la prevención de conflictos, esto es la promoción de una sociedad más sana en todos los aspectos.

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. «Fue igual que nacer; después de morir me encontré en ese mismo lugar que estaba, pero sin la misma gente. Completamente ensangrentado entre los brazos de una mujer de aspecto adorable que me trataba con especial cuidado. Le pregunté lo que me parecía lógico, si ella era el creador. Asentía, y luego añadía; y también la creación…»
    Claro que hay un abismo entre ellas y nosotros, pero a su favor. Algunos piensan en este hecho como algo insoportable y tratan de engañarse y de engañarlas desde hace milenios, pero sólo a ellas les ha sido confiada la sagrada misión de crear vida.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

La muerte, mi vida

"Si estoy yo, no está la muerte; si está la muerte, no estoy yo. ¿Por qué, pues, preocuparnos de ella?" Epicuro.  ¿Pero quienes somos tras...

Adiós a Almudena Grandes, la gran musa literaria de la izquierda

La escritora Almudena Grandes, la gran musa de la izquierda, ha fallecido de un cáncer a los 61 años. Ha sido uno de los...

Inteligencia Artificial: La tecnología que puede salvar la vida a millones de víctimas de violencia de género

La tecnología y las metodologías avanzadas de Inteligencia Artificial (IA) son algo que se puede poner al servicio de las administraciones públicas como herramientas...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

La muerte, mi vida

"Si estoy yo, no está la muerte; si está la muerte, no estoy yo. ¿Por qué, pues, preocuparnos de ella?" Epicuro.  ¿Pero quienes somos tras...

Adiós a Almudena Grandes, la gran musa literaria de la izquierda

La escritora Almudena Grandes, la gran musa de la izquierda, ha fallecido de un cáncer a los 61 años. Ha sido uno de los...

Inteligencia Artificial: La tecnología que puede salvar la vida a millones de víctimas de violencia de género

La tecnología y las metodologías avanzadas de Inteligencia Artificial (IA) son algo que se puede poner al servicio de las administraciones públicas como herramientas...